La cadena estadounidense de cafeterías Starbucks comercializará por Internet a finales de año una nueva máquina de café espresso y sus propias cápsulas. Verismo, el nombre que la empresa le ha puesto a este futuro aparato, supone una declaración de guerra en el sector del café para consumo doméstico, copado en su mayor parte por Nespresso, cuya propietaria es Nestlé.

Según explica la compañía ubicada en Seattle en un comunicado, los clientes podrán " crear bebidas de la calidad de Starbucks" gracias al nuevo sistema de extracción de alta presión que incorporará la máquina. Esta estará diseñada por la empresa alemana Krueger y su precio aún no se ha hecho público.

LA GUERRA DEL CAFÉ

Con Verismo, Starbucks es la última empresa en sumarse a la guerra del café para consumo doméstico, aunque a finales de 2009 ya lanzó sobres individuales de café instantáneo y el año pasado se estrenó con las cápsulas adaptadas a las máquinas de café Keurig.

Nespresso fue la precursora en este mercado y tras ella muchas compañías han imitado sus cápsulas. Tassimo, Senseo, Krups Dolce Gusto o Marcilla son algunos de sus seguidores. Esta última, de hecho, está en pleno juicio con Nestlé por fabricar unas cápsulas compatibles con las cafeteras de Nespresso.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS