Tras la suspensión de las obras en el Canal de Panamá, y la entrega de una nueva propuesta para llegar a un acuerdo de cofinanciación con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), surgieron dudas sobre la liquidez de la firma española Sacyr para financiar concesiones de 4G en Colombia.

A estos señalamientos, la empresa respondió que la crisis de liquidez en el proyecto no tiene ninguna relación con las operaciones en el mercado local y que los problemas en Panamá han afectado 5% de la cartera de la compañía.

José Miguel Novillo, director de Sacyr en Colombia, señaló que la compañía no está ilíquida en Panamá y que la falta de recursos es de todo el consorcio, que también componen la italiana Impreglio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana.

El directivo aseguró que aunque el consorcio pueda tener problemas de financiación, no tienen nada que ver con la apuesta de Sacyr en Colombia ni en otros países .

Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), dijo que entre los factores que garantizan que las firmas precalificadas para las concesiones 4G cumplan con la totalidad de la obra están los documentos que son requisito para la participación.

La primera es una carta de crédito de un banco y lo segundo es una garantía de cumplimiento de una empresa de seguros y si no las traen no dejamos que continúen el proceso. Las cuantías varían de proyecto en proyecto, pero la carta de crédito del banco es por más de $100,000 millones (..) y la garantía de cumplimiento es por más de $300,000 millones. Esos son unos filtros que blindan el proceso, porque si la entidad tiene problemas financieros ni el banco ni la aseguradora van a dar los documentos. Eso es lo que nos garantiza que las empresas que tengan problemas no puedan participar en los procesos .

Frente a este tema, Novillo aseguró que para que Sacyr precalificara en once concursos de autopistas en el país tuvo que demostrar su capacidad financiera ante la ANI.

El consultor en temas de infraestructura, Francisco Suárez, afirmó que aunque todavía no hay razones claras por las que Sacyr está pasando problemas en Panamá, ni se sabe con certeza si los líos son financieros, los contratos en Colombia prevén situaciones relacionadas con el incumplimiento del contratista y las vicisitudes que presentan los riesgos del contrato. Una de ellas es que la remuneración de las concesiones dependen de la realización del contrato.

En este punto, Andrade aclaró que una vez recibidas las propuestas , se hace un promedio con los precios obtenidos y quienes estén 10% por debajo es eliminado. Una de las cosas que pasa es que alguien hace una oferta muy baja para ganar, y después de que gana vienen los problemas .

El directivo agregó que si una empresa se va en la mitad de la obra pierde el capital que puso, tiene que pagar la póliza de cumplimento y además se va sin ningún peso porque las obras se pagan contra entrega.

PREOCUPACIONES POR CASO COMMSA

Una de las razones que generó preocupación en el país fue la historia del consorcio de empresas españolas y colombianas Commsa, en el que participaba Sacyr.

En 1997 esta unión pretendía construir la troncal del Magdalena Medio por 425 millones de dólares, contrato que incumplió en el año 2000, cuando abandonó las obras.

De acuerdo con Novillo, este proyecto no se pudo llevar a cabo pero no tiene nada que ver con las características de 4G. Por ejemplo, Commsa requería financiación internacional y se bloqueó por las circunstancias sociales que habían en esos momentos.

Estamos hablando de una licitación completamente diferente . Frente a la historia del país con este tipo de situaciones, Andrade dijo que hoy en día si el contratista incumple la obra es causal de terminación del contrato .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica