El primer Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) de la actual administración, para el periodo 2019-2033, plantea la instalación de 18,880 megawatts únicamente por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) entre el 2019 y el 2025, lo que equivale a 27% de la capacidad actual del país.

En este documento indicativo de planeación para los siguientes 15 años, el cual la subsecretaría de Electricidad de la Secretaría de Energía tiene la obligación de actualizar cada año, se presentaron además planes para la instalación de sólo 2,914 megawatts mediante plantas renovables, principalmente fotovoltaicas, en el mismo lapso. Este volumen equivale únicamente a 15% del aumento en la capacidad que se pretende llevar a cabo durante este sexenio mediante fósiles y cogeneración de la industria, y además será también promovido únicamente por la CFE sin participación de privados, según los planes.

Aunque cabe recordar que para el desarrollo de las obras, así como para la operación y mantenimiento de algunos equipos, la estatal ejecuta licitaciones bajo el esquema de obra pública financiada en la que elabora contratos a largo plazo y generalmente para pagos diferidos a los contratistas, en el esquema conocido como Pidiregas que la presente administración pretende retomar y la comunidad inversionista ha recibido con agrado.

Por lo pronto, destaca que la capacidad a instalar en este 2019 ascenderá a 3,945 megawatts mediante la conclusión de cinco ciclos combinados que son: Empalme I, con 770 megawatts; Empalme II, con 791 megawatts; Topolobampo II, con 887 megawatts, Escobedo, con 857 megawatts, y Valle de México II, con 615 megawatts. A estas centrales se añadirá la repotenciación con sólo 25 megawatts de la geotérmica Los Azufres de la CFE, según el Prodesen.

Para el 2020, el gobierno contempla otros tres ciclos combinados con una capacidad total de 2,314 megawatts instalados en la central de Topolobampo III, con 765 megawatts; Norte III, con 907 megawatts, y la central Centro, con 642 megawatts.

El resto de la capacidad, que son 12,621 megawatts adicionales, corresponde a proyectos que aún no se han licitado o que únicamente han sido propuestos por la CFE.

Destaca que a partir del 2021 se proyectan cinco plantas hidroeléctricas que todavía son sólo propuestas de la CFE, pero que tendrían una capacidad adicional conjunta de 471 megawatts.

La cogeneración de energía en los procesos de las refinerías de Pemex está prevista a partir del 2021 en tres centros, ya que para Tula se consideran 320 megawatts; para Minatitlán 870 megawatts, y para Salina Cruz 812 megawatts.

Renovables a mayor horizonte

En lo que corresponde a proyectos con tecnología renovable, la CFE no cuenta con ninguna planta propuesta dentro del Prodesen hasta el 2022. A partir del 2023, entrarían en operación 567 megawatts de tres proyectos fotovoltaicos en Cerro Prieto, la central Villita y el centro del país, además del eólico Sureste Fase I, y para el 2024 estima otros 1,990 megawatts en cinco proyectos adicionales que son fotovoltaicos en Nayarit y Guadalajara, así como las ampliaciones eólicas en cuatro fases del proyecto Sureste.

En estudio, la estatal tiene sólo 357 megawatts adicionales al 2025 y casi todos corresponden a las ampliaciones geotermoeléctricas y de grandes hidroeléctricas que se pretenden arrancar en el 2024.

Finalmente, en el apartado denominado Programa de Instalación y Retiro de Centrales Eléctricas la nueva administración no realiza mención alguna a los planes para sacar de operación las centrales que eran consideradas obsoletas por su antigüedad.