Las exportaciones mexicanas de autopartes se verán afectadas por los cierres de plantas de ensamble en Estados Unidos.

Con las menores compras de autos esperadas por la desaceleración de la economía estadounidense y las interrupciones parciales de las fábricas por los problemas logísticos del coronavirus, México podría interrumpir su tendencia al alza de exportaciones de partes automotrices a su vecino del norte.

Las exportaciones mexicanas de autopartes a Estados Unidos mantuvieron una alza continua durante los últimos 10 años a tasas interanuales, hasta llegar a 61,682 millones de dólares en el 2019.

De todas las exportaciones mexicanas automotrices al mercado estadounidense en el año pasado, las de autopartes abarcaron 45.1 por ciento.

En el 2020, las exportaciones de partes automotrices estarán influidas sobre todo por los efectos del coronavirus y, probablemente en sentido positivo, por el mayor contenido regional exigido en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), si este acuerdo entra en vigor en junio, como lo ha programado el gobierno estadounidense.

El T-MEC incrementa el valor de contenido regional (VCR) de 62.5 a 75%, con una nueva metodología, y establece un valor de contenido laboral (VCL) de 40 por ciento. Esto es 40% del valor del vehículo deberá producirse utilizando salarios, al menos de 16 dólares estadounidenses por hora. Además, 70% del acero y el aluminio deberán ser de la región de América del Norte.

Después de los turnos de la tarde de este 19 de marzo, Ford suspendió temporalmente la producción en sus sitios de fabricación en América del Norte hasta el 30 de marzo, con el fin de limpiar a fondo sus instalaciones para proteger a su fuerza laboral y aumentar los esfuerzos de contención para el coronavirus Covid-19.

Por su parte, Toyota anunció que también suspenderá temporalmente la producción en todas sus plantas de automóviles y componentes en América del Norte, incluidos Canadá, México y Estados Unidos. Las instalaciones de fabricación permanecerán cerradas del 23 al 24 de marzo y se reanudará la producción el 25 de marzo del 2020.

Al mismo tiempo, General Motors anunció el miércoles una suspensión sistemática y ordenada de las operaciones de fabricación en América del Norte, debido a las condiciones del mercado, a las instalaciones de limpieza profunda y a que continuará protegiendo a las personas. La suspensión durará al menos hasta el 30 de marzo. El estado de producción será reevaluado semana a semana después de eso.

Otras empresas de autopartes y de la industria terminal de Estados Unidos han realizado o anunciado paros temporales en sus empresas.

Aún es difícil estimar el impacto del nuevo coronavirus (Covid-19), entre otras razones porque no se conoce la duración de sus afectaciones ni las acciones o eficacia de las medidas gubernamentales o empresariales.

En el corto plazo, no se puede precisar en qué medida las ventas automotrices menores serán definitivas frente a la posibilidad de que consumidores las estén posponiendo, o en qué proporción la gente preferirá comprar un auto nuevo frente a viajar en transporte público mientras dure la emergencia, o cuánto afectará al mercado la mayor estadía de los clientes en sus casas.

Entre las principales empresas que producen partes automotrices en México están: Aptiv, Yazaki, Bocar Group, GIS, Nemak, Hitachi, Johnson Controls, Federal-Mogul, Forza Global Solutions, Magna, Industrias Cazel, Mikel’s, Meritor, Metalsa, PPG, Rassini, SAG, Bosch, Condumex, Sisamex, Visteon y Vitro.

[email protected]