En abril del 2020, el mes más complicado en términos económicos y laborales por las restricciones sanitarias en respuesta a la pandemia, salieron del mercado laboral 12 millones de mexicanos. Hasta el corte de agosto ya se han reincorporado 7.8 millones, el 65% del total. 

Con este avance la población económicamente activa asciende a 53.2 millones de habitantes; que se encuentran dentro del mercado ya sea porque tienen efectivamente una ocupación o un vínculo laboral o porque no lo tienen pero sí lo están buscando de manera activa.

Durante este lapso se registró que 95 de cada 100 (95%) mexicanos económicamente activos están efectivamente ocupados y apenas el 5% restante representa a la población que está desempleada y en busca, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

En la clasificación por entidad federativa destaca que en los 32 estados la población que tiene un empleo supera el 90% de la población mayor de 15 años. Quintana Roo es la entidad con menor nivel de ocupación, con una tasa de 91.7% de los habitantes en edad laboral. 

Con bajos niveles de ocupación también se encuentran Tabasco, Guanajuato y la Ciudad de México con 92.1, 92.1 y 92.2% respectivamente. 

También se observó una recuperación importante de las horas trabajadas, en línea con la reactivación económica, las jornadas laborales se han normalizado gradualmente. El 44% de los trabajadores trabajó en promedio de 35 a 48 horas a la semana. 

El comercio y los servicios siguen en rojo

La población efectivamente ocupada sumó 653,000 mexicanos de julio a agosto. Este incremento de trabajadores se produjo en los sectores agropecuario e industrial. Las actividades de comercio y servicios todavía muestran bajas laborales, situación que golpea de manera importante el mercado laboral debido a que en este sector se ocupan cerca de 6 de cada 10 mexicanos.

En este periodo el total de trabajadores en agricultura, ganadería, pesca, caza y aprovechamiento forestal incrementó 2.3 puntos en el sector de la industria manufacturera, construcción, minería y electricidad la población ocupada creció 1.4 puntos. 

El comercio y los servicios presentaron, por el contrario, una baja de 3.9 puntos en su total de trabajadores. 

Se relajan modestamente el desempleo y la subocupación 

Dos de las problemáticas laborales más persistentes durante la pandemia comienzan a relajarse aunque a un ritmo modesto. 

En agosto la tasa de desocupación apenas se redujo en 0.1 puntos respecto de julio; pasando de 5.4 a 5.2 por ciento.

Por su parte, la población subocupada pasó de una tasa de 18.4 a 17.0% durante este lapso. Esto implicó que 596,000 personas salieron de la subocupación, que expresa a toda la población que aunque tiene un empleo tiene la necesidad o disponibilidad de buscar otra ocupación adicional.

En línea con la reactivación de actividades permitidas, la problemática laboral que persiste presionando el mercado es la informalidad, de julio a agosto incrementó 0.2 puntos. Hasta el corte de agosto se registran 27.8 millones de trabajadores informales, es decir que se encuentran fuera del alcance de la protección social, los marcos laborales, las prestaciones e incluso el acceso a seguridad social contributiva e instituciones de salud.