A la crisis que vive el sector turístico se suma la originada al interior de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV), que tiene activos a cerca de 1,300 afiliados. Su presidente, Eduardo Paniagua, y su antecesor, Jorge Hernández, han intercambiado diversas acusaciones que derivaron en denuncias ante autoridades correspondientes y la expulsión del segundo, que es presidente de Viajes Premier. En comunicados de prensa, ambos han manifestado argumentos en su defensa.

Este martes, en conferencia de prensa Paniagua resumió en diez puntos las anomalías encontradas en la operación y finanzas de la asociación, que entre otras cosas implican un monto de 1.6 millones de pesos que no tienen comprobantes fiscales y deben ser aclarados adecuadamente.

Además, el presidente de la AMAV hizo mención de denuncias que ha hecho ante las amenazas directas que ha sufrido luego de asumir el cargo, en junio del 2019.

“En julio (del 2019), en la celebración del día del Agente de viajes, sufrí amenazas de Delgado, y el 11 de julio, en la reunión de Consejo de Diplomacia turística nuevamente sufrí amenazas de Jorge Hernández y levanté la denuncia correspondiente”, detalló.

En un comunicado de prensa, difundido este martes (tres días después de que la AMAV informara que, por unanimidad de votos en asamblea nacional, expulsaba de sus filas a 11 de sus integrantes, entre ellos Jorge Serapio Hernández Delgado), Hernández escribió: “En toda mi trayectoria turística, que es de más de 40 años, nunca he amenazado a socios de la AMAV ni a ninguna persona, lo único que sí he hecho es decirles a algunos socios que se han encargado de difamarme que me lo digan de frente y de manera legal”.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx