Los industriales del gas licuado de petróleo aseguraron que tras la reforma energética, que implica un modelo de gasificación del país mediante la construcción de 10,000 kilómetros de gasoductos, el gas natural representará una competencia en el ramo de la distribución, para lo que se han preparado en términos legales e inversiones que les han permitido reemplazar 20% de sus activos de transporte.

En conferencia, el presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP y Empresas Conexas (Amexgas), Octavio Pérez Salazar, explicó que si bien la nueva infraestructura de transporte de gas natural está destinada a la generación termoeléctrica de electricidad, los poblados por donde circulen estás redes tendrán ductos menores para el consumo doméstico y comercial, lo que evidentemente implica un impacto para el gas LP, que consumen siete de cada 10 hogares en el país.

Por supuesto que terminará impactándonos, pero si somos capaces de aprovechar la nueva tecnología, particularmente para la distribución de gas automotriz, competiremos con mayor calidad en un mercado que tarde o temprano beneficiará a los consumidores , aseveró.

También detalló que gracias al proyecto de focalización de subsidios para cerca de 4 millones de familias a partir del 2017, la demanda de gas LP se podría mantener en los 8.6 millones de toneladas anuales que tiene hoy en día y que se ha estabilizado desde hace varios años.

Sin embargo, el gas natural ha impactado en menores ventas de gas LP en 5% del mercado, proporción que esta industria, con cerca de 400 empresas distribuidoras, espera mantener incluso mediante la combinación de actividades que ahora permite la ley.

Ahora podemos dejar de ser sólo distribuidores de gas LP y comenzar a comercializar gas natural, no hay candado legal que nos lo impida , dijo el presidente de Amexgas, en efecto, hay varios empresarios interesados en incursionar en este sector .

[email protected]