Comprar un vehículo nuevo en la Ciudad de México y emplacarlo en otros estados como Morelos o Estado de México, ya no será posible. Esta práctica muy común, respondía a obtener el beneficio de la exención del impuesto de la Tenencia Vehicular; ahora no habrá forma de eludir el pago de esta contribución.

A pesar de que el Gobierno de la Ciudad de México argumenta que el nuevo SICOVE (Sistema de Control Vehicular) es benéfico debido a la simplificación de trámites, la disminución del tiempo de espera para obtener láminas o la eliminación de los llamados "gestores"; para la industria automotriz es una iniciativa que merece ser revisada y modificada, así lo considera Guillermo Rosales, director General Adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

"Creo que introducir un sistema electrónico a partir de internet para llevar a cabo el alta vehicular, y con ello el otorgamiento de placas, va a ser favorable para los usuarios y por supuesto será un facilitador del comercio, dicho esto creo que hay áreas de oportunidad para poderlo mejorar", refiere el directivo de la AMDA.

"De entrada, hemos colaborado a través de diferentes distribuidoras que han estado haciendo pruebas de este sistema y con ello se logró hacer las modificaciones antes de que esté en operación o liberado al 100 por ciento. Hay puntos que quedaron pendientes, pero recibimos respuesta de SEMOVI (Secretaría de Movilidad), de que en breve se estará preparando la actualización y con ello la segunda versión del sistema".

Trámite en línea

SICOVE obliga a los distribuidores de autos a realizar el proceso de emplacamiento de las unidades compradas en la Ciudad de México, es decir, será este sector el responsable de ingresar los datos del propietario y de la unidad al sistema, darle seguimiento y entregar las placas. Pero para el titular de la AMDA dicha situación pone a las agencias en una posición comprometida.

"Hay que destinar personal para hacer la carga de información dentro del sistema, hay que garantizar cualquier riesgo de pérdida de documentación, de láminas, etcétera, hay que gastar en el envío del personal para acudir a los módulos de SEMOVI a recoger físicamente las placas, la tarjeta de circulación y el engomado, y a su vez entregar físicamente el expediente del vehículo. Todo esto genera gastos, costos, responsabilidades que no van dentro de la equidad para que sea a cargo del distribuidor" y agrega que "la responsabilidad en todo caso es del contribuyente, del propietario del vehículo y, por otro lado, de las oficinas del Gobierno de la Ciudad de México."

Para Nadjeli Babinet, directora General de Licencias y Operación del Transporte Vehicular del Gobierno de la Ciudad de México, la primera razón de implementar el SICOVE fue seguir los lineamientos marcados por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, hacia la digitalización y de esta manera facilitar la tramitología para los ciudadanos.

La funcionaria consideró que la implementación del sistema avanza en tiempo y forma, "SICOVE se encuentra ya en funcionamiento, lo publicamos en Gaceta hace algunas semanas y ya llevamos una buena respuesta por parte de las agencias que han estado registrándose. Ya hay más de 60 agencias dadas de alta y tenemos una buena participación en las pruebas piloto que se han realizado para realizar trámites reales".

"Sin embargo, la poca exactitud de todo el proceso de emplacamiento es lo que genera la inquietud de los distribuidores de autos debido a que el simple paso de recoger placas, tarjeta de circulación y engomado, multiplicado por las decenas de ventas al mes, es lo que generaría un costo para las agencias. Los documentos se suben vía digital, la entrega de láminas, tarjeta de circulación y engomado será la agencia quien pueda participar en recoger las placas.", señaló Babinet.

Domicilio fiscal, el nuevo candado

En el pasado bastaba un comprobante de domicilio para obtener placas de Morelos o del Estado de México. Esta posibilidad desapareció por completo. "Gracias a las modificaciones establecidas en el Código Fiscal, son muy claras al indicar que el domicilio fiscal es lo que determina en donde debe ser el emplacamiento, y en caso de que dicho domicilio esté en la Ciudad de México, determina claramente que por tanto los impuestos y todo lo referente a los gastos de infraestructura, de trámites de todo, tendrán que hacerse en esta demarcación", sentenció la secretaria. 

[email protected]