El secretario de Comercio, Wilbur Ross, defendió el jueves una nueva investigación de la sección 232 sobre las importaciones estadounidenses de automóviles con el argumento de que la seguridad económica es también seguridad militar.

Según Ross, la sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 define ampliamente la seguridad nacional “para incluir el impacto en el empleo, para incluir una gran variedad de cosas” que no están “necesariamente” vinculadas a la seguridad militar.

“La seguridad económica es seguridad militar, y sin seguridad económica no se puede tener seguridad militar”, dijo el jueves en una entrevista con la CNBC.

Ross argumentó: “La cuota de mercado de los automóviles importados por Estados Unidos ha pasado de 30 a 48 por ciento. Hay más de 8 millones de automóviles importados cada año en el país. Parte de la razón por la cual las grandes importaciones entran en lugar de que salgan nuestras exportaciones es que sólo tenemos un arancel de 2.5% para automóviles y autopartes”. “En Europa es de 10 por ciento. En China había sido de 25%; ahora, en parte por otras discusiones que tenemos con ellos, la han bajado a 15 por ciento. Malasia está muy arriba, en los dos dígitos. India está muy arriba, en los dos dígitos”. Expuso que los fabricantes nacionales en esos países tienen generalmente entre 70 y 80% de las cuotas de mercado.

El objetivo de la investigación es determinar el efecto de las importaciones en la seguridad nacional. Las investigaciones pueden iniciarse con base en una solicitud de una parte interesada, una solicitud del jefe de cualquier departamento o agencia, o pueden ser iniciadas por el secretario de Comercio.

El informe del secretario al presidente, preparado dentro de los 270 días posteriores a la iniciación, se centra en si la importación del artículo en cuestión se produce en tales cantidades o en circunstancias tales que amenaza con perjudicar la seguridad nacional.

El presidente puede estar de acuerdo o no con las recomendaciones del secretario, y tomar medidas para “ajustar las importaciones de un artículo y sus derivados” u otras acciones no relacionadas con el comercio, según se considere necesario. Explicó que, como parte de la investigación, habrá audiencias y comentarios públicos.

rmorales@eleconomista.com.mx