El retraso de hasta ocho horas para ingresar mercancías a Estados Unidos, desde alimentos hasta partes de vehículos, genera pérdidas de 800 millones de dólares diarios en promedio a la planta productiva mexicana, afirmó Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

La decisión aduanal de Estados Unidos de reducir accesos, de nueve a dos líneas, ha provocado que la frontera norte de México presente filas largas de transporte con mercancía y el retraso de ingreso, o incluso el que al menos unos 100 camiones se queden parados, acusó.

“Ya cumplimos ocho días y el canciller de México (Marcelo Ebrard) está en pláticas con Estados Unidos y estamos atentos, ya se hicieron los llamados, pero no sólo de México, también de EU porque van a sufrir la parte de abastecimiento de autopartes y suministro de alimentos, perecederos, incluso la mercancía ya entra en avión”, comentó el líder de la industria nacional.

En entrevista, Cervantes precisó que existen reportes de que en Reynosa, Tamaulipas y Ciudad Juárez, Chihua hay retrasos de hasta ocho horas, “no hemos pasado de ahí y se han quedado entre 50 y 100 camiones en promedio, ha habido entre 200 camiones que no cruzan”.

“Tenemos (estimado) que 800 millones de dólares es la afectación diaria, pero las pérdidas aún esperamos información de la Industria Maquiladora de Exportación (Index)”, comentó el presidente de la Concamin.

Las garitas estadounidenses operan a 20%, de lo normal, debido a que su personal fue asignado para auxiliar en los asuntos de los migrantes Centroamericanos y eso ha perjudicado que se alentara la operación de los cruces fronterizos. Este asunto lleva más de una semana con el paso intermitente de transporte y personas.

El costo de los retrasos en el transporte terrestre es absorbido por los exportadores, quienes no tienen evaluado cuánto tiempo más podrán operar de esa manera.

Al respecto, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, hemos resentido lentitud de las fronteras y por supuesto que “nos están afectando claramente”.

Solicitó a las autoridades para que por la vía diplomática busquen acuerdos que permitan el flujo comercial, que fluya, porque estos pasos como el de Ciudad Juárez es bastante crítico, pues hay autopartes que van a plantas en Estados Unidos y ponen en riesgo las operaciones en Estados Unidos.

 “Sabemos que la cancillería está en Washington buscando un acuerdo diplomático que permita un flujo más dinámico. Sabemos que es un afán migratorio del Ejecutivo de EU (Donald Trump), pero también el asunto político interno (rumbo a las elecciones de noviembre próximo”, comentó Eduardo Solís.

La Concamin informó que buscamos soluciones de transportar las mercancías, como la opción aérea y marítima, para que puedan llegar sobre todo las partes automotrices, porque se retrasa mucho la producción de EU.