Puerto Vallarta.- El director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, consideró que la petrolera española Repsol debe hacer lo necesario para proteger a sus accionistas ante la expropiación por parte del gobierno argentino.

Somos accionistas de Repsol; hará lo que tenga que hacer para tratar de proteger el derecho de sus accionistas , dijo en breve entrevista en el marco de los trabajos previos del Foro Económico Mundial para América Latina que se realiza en el puerto.

El director de la paraestatal mexicana explicó que hasta el momento Repsol no ha emitido ningún comunicado oficial sobre la decisión del gobierno de Argentina.

Sin embargo, insistió en que la firma española hará lo que tiene que hacer para defender los derechos de la empresa, para tratar de que no se vea afectado el valor de la empresa .

IMPACTO TRAS COMPRA DE ACCIONES

La expropiación de Repsol YPF, promovida hoy por el gobierno argentino, impactará en Petróleos Mexicanos (Pemex) ya que la paraestatal cuenta con el 9.4% de acciones de la empresa española, cuyo valor se ha desplomado.

Las acciones de YPF cayeron este lunes un 13% en la Bolsa de Valores de Nueva York luego de que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, anunciara la inmediata intervención de YPF, manejada casi en su totalidad por la española Repsol.

La caída, producto del temor de inversionistas por la expropiación, fue tan pronunciada que en Nueva York y en la Bolsa de Buenos Aires se suspendieron las operaciones bursátiles de los títulos de Repsol, empresa que hasta ahora controlaba casi el 60% de YPF.

Fernández de Kirchner envió la mañana de este lunes al Congreso una iniciativa que declara de interés nacional la soberanía hidrocarburífera y divide a YPF en un 51% para el Estado y el restante para las provincias (estados) productoras de energéticos.

El anuncio de la presidenta puso fin a meses de especulaciones sobre una posible renacionalización que, en los últimos meses, redujo el valor de Repsol de 18,000 a 10,000 millones de dólares.

De hecho, el impacto es grave porque más de la mitad de las ganancias de Repsol provenían de YPF, la empresa más grande y la que controlaba el 63% del mercado energético en Argentina.

La depreciación afecta a Pemex, la paraestatal mexicana que el año pasado concretó la compra del 9.4% de las acciones de Repsol y que se había comprometido a mantener activos estables no menores al 5.0% en la firma española.

En agosto del año pasado, Pemex pagó alrededor de 1,122,890,400 euros por las acciones de Repsol, a un precio promedio de 19.92 euros cada una, pero para principios de abril el valor había bajado a 18.81 euros.

De continuar las pérdidas, las acciones de Pemex en Repsol seguirán un curso descendente justo en un momento en el que ambas empresas habían sellado una alianza de cooperación mutua por 10 años.

klm