Hasta el momento, Petróleos Mexicanos (Pemex) a través de la subsidiaria Transformación Industrial (PTI) ha adjudicado un monto total de más de 597 millones de dólares a cuatro constructores distintos en seis contratos para la primera etapa de la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, monto que apenas representa 7.5% de la inversión total programada para todo el proyecto.

Todas las obras han sido adjudicadas mediante procesos de invitación restringida a dos o más participantes y en todas participaron máximo tres empresas. Las obras deberán ejecutarse en un máximo de 300 días naturales, según los fallos publicados por la Secretaría de Energía.

Según esta dependencia, lo adjudicado hasta el momento corresponde sólo a la etapa de arranque de la construcción, que será la primera de cuatro etapas en que se dividirá la obra y por tanto las empresas ganadoras únicamente llevarán a cabo la planeación y arquitectura de diseño de la refinería, que tendrá una capacidad de proceso de 340,000 barriles diarios de crudo.

Aunque todas las empresas ganadoras ya comenzaron la instalación de sus oficinas en Villahermosa, en el terreno designado para la refinería únicamente se encuentra trabajando la ganadora de la instalación de plataformas y el dragado del terreno: la contratista marítima holandesa que se especializa en dragado, Van Oord, que por un contrato de 4,968 millones de pesos, ganó la adjudicación de estos trabajos el 24 de mayo pasado y cuenta con 300 días para concluir la preparación del sitio.

Así, la entrada de las empresas que realizarán los demás trabajos comenzará en noviembre próximo y como esta obra en que fungen como gerente de proyecto Pemex, el Instituto Mexicano del Petróleo y la Secretaría de Energía será de avance acelerado, se comenzará con la entrega de anticipos para la compra de grandes equipos de alta complejidad que requieran ensamble en Asia, Estados Unidos y Europa.

Las Contratistas

El consorcio estadounidense-mexicano conformado por Fluor Enterprises e ICA Fluor recibió la adjudicación del paquete 1 de la refinería, por un monto de 50.4 millones de dólares. Los paquetes 2 y 3 fueron entregados al consorcio entre la coreana Samsung Engineering y la mexicana Asociados Constructores DBNR, por una oferta de 84.9 millones de dólares en el caso del segundo paquete y de 57.8 millones de dólares en el tercero.

Por su parte, a la asociación entre la estadounidense Kellogg Brown and Root y la mexicana Constructora Hostotipaquillo le fue entregada la construcción de los paquetes 4 y 6, por un contrato de 77.3 millones de dólares y de 78.4 millones de dólares, respectivamente.

El quinto y último paquete se refiere al almacenamiento de productos y de acuerdo con la estrategia de ejecución del proyecto, su contratación se realizará a principios del 2020. Los mayores montos de inversión para llegar al estimado de 8,000 millones de dólares comenzarán a ejercerse a partir de la segunda etapa del proyecto y la compra de los equipos.

En materia de permisos, la Secretaría de Energía presentó en mayo una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) otorgada a la Administración Portuaria Integral de Dos Bocas con anterioridad, para iniciar con los trabajos de remozamiento del área desde mayo. El 12 de agosto pasado, la Agencia de Seguridad Energética y Ambiental en materia de hidrocarburos (ASEA) autorizó de manera condicionada la construcción de la refinería, a pesar de la denuncia de organismos ambientales en torno a la falta de información de la MIA.

Entre sus consideraciones destacó que dado que el proyecto se construirá en sitios aledaños a donde existen humedales, se ha prohibido interrumpir o desviar cualquier cauce o flujo de escurrimientos (temporales o permanentes), drenes, arroyos, canales o cualquier otro tipo de cuerpos de agua.

Luis Vera Morales, quien era director general de la ASEA, dejó el cargo la primera semana de septiembre supuestamente por la falta de acuerdos en cuanto a la ejecución de este proyecto y la forma en que se han aprobado los permisos ambientales.

[email protected]