Al asegurar que la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, proyecta una Tasa Interna de Retorno (TIR) de 13.46%, lo que la hace un “proyecto económicamente viable”, la secretaría de Energía, Rocío Nahle, anunció que el 1 de agosto comenzará el trabajo de planeación de las empresas contratadas para construir las 17 plantas de proceso.

“Hemos escuchado que no es viable y hay un método que se llama tasa interna de retorno, que tiene un porcentaje alto, lo cual hace el proyecto económicamente viable”, dijo la funcionaria al exponer una TIR de 13.46% y un valor presente neto después de impuestos de 2,571 millones de dólares.

“En su operación una refinería como tiempo mínimo de vida útil es de 20 años; aunque nuestras refinerías tienen más de 50, 60 años, vamos a producir gasolina, diésel, propileno, gas licuado, coque y azufre”, destacó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el propósito del proyecto de Dos Bocas es “dejar de comprar las gasolinas en el extranjero, darle valor agregado a nuestra materia prima, al petróleo crudo, que se refine en México, que ya no se siga vendiendo petróleo crudo y comprando gasolina, como ha venido sucediendo”.

Rocío Nahle destacó que el costo total del proyecto se estima en 8,134 millones de dólares, de los cuales 4,587 serán para la construcción de las plantas; 2,191 para servicios auxiliares, y 1,300 millones de dólares para el acondicionamiento y planificación. “Este proyecto se está desarrollando en tres etapas y estamos actualmente con la preparación del sitio en más de 500 hectáreas, que es mejoramiento de suelos, terracería, la residencia de obra, el despalme, el desmonte y la construcción”, indicó.

En Palacio Nacional, la titular de Energía detalló el contenido de los seis paquetes de licitación para construir las plantas de proceso, de los cuales ya fueron adjudicados cinco.

El primer paquete fue para la compañía ICA-Fluor Daniel, con un monto de ingeniería de detalle de 50 millones 458,000 dólares y un monto integrado (con construcción, material y equipo) de 1,705 millones de dólares, y una integración nacional requerida de 96 por ciento. El segundo paquete fue para Samsung Engineering, con un monto de 84 millones 961,000 dólares, integrado de 1,789 millones de dólares, con componentes nacionales de 50 por ciento.

El tercer paquete también fue adjudicado a Samsung Engineering con un monto de 57 millones 807,000 dólares, integrado de 1,410 millones, y con un requerimiento de 50% de integración nacional como mínimo.

El cuarto paquete quedó para la empresa KBR, Kellogg Brown & Root, por un monto de ingeniería de 77 millones 367,000 dólares, e integrado de 351 millones 448,000 dólares, y un requerimiento de 79.5% integración nacional.

El quinto paquete es el que no ha sido licitado porque se trata de una tanquería para el almacenamiento, “y eso lo vamos a sacar para finales de este año y será para puras empresas nacionales que se dedican a hacer tanques, son muchos tanques”. El sexto paquete, considerado el más importante debido a que lleva la integración de toda la refinería, fue adjudicado también a la compañía KBR. “Esta empresa acaba de terminar una refinería en Arabia Saudita de 360,000 barriles por día, casi de la misma capacidad de nosotros; y Samsung acaba de terminar hace dos años una refinería en Vietnam”. Este paquete es por un monto de ingeniería de más de 78 millones de dólares.

Sólo se licitó ingeniería

No está claro quién construirá Dos Bocas: CMIC

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, consideró “como muy buena noticia” la alta participación de contenido nacional que hay en los consorcios que fueron elegidos para el desarrollo de la refinería de Dos Bocas, aunque queda la duda de quién se hará cargo de la construcción.

“En la información que se ha difundido del proyecto se observa que los fallos de los cinco paquetes únicamente corresponden a los trabajos de ingeniería (detalles de tanques, válvulas, calibres, tuberías, eficiencias), que es todo lo que se necesita definir para empezar a construir y los ganadores tienen 300 días naturales de plazo. Incluso las actas de fallo dicen con claridad: servicios e integración, fase 1”, explicó.

En entrevista, afirmó que la gran duda del sector es quién se encargará de la construcción porque hay mucha expectativa por la cantidad de empleos que se van a generar.

“Pedimos a la autoridad que nos aclare si se les adjudicarán a esas mismas empresas los trabajos de construcción o habrá otras licitaciones. Queremos tener certeza porque es un proyecto de mucho interés por el impacto que puede tener en las pequeñas y medianas empresas afiliadas”, comentó. (Con información deAlejandro de la Rosa)

[email protected]