Los Reyes Magos que no obtuvieron con anticipación los regalos solicitados se enfrentaron a la ley de la oferta y la demanda que se desplegó en la Expo Palacio del Juguete, en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México.

La publicidad y la moda fueron determinantes para que los reyes, representados por padres desesperados, eligieran con más facilidad entre los alrededor de 60,000 diferentes tipos de juguetes que se exhiben en ese lugar.

Tal es la cantidad de productos que es posible comprar para luego revender en los numerosos y fugaces mercados que se instalan por toda la ciudad en las horas previas a la llegada de los Reyes Magos.

Ahí, en las horas críticas de este sábado, miles de sufridos padres que no asumieron a tiempo su papel buscaban afanosamente los juguetes demandados por niñas y niños.

Los que no tenían muchas opciones fueron los padres de niños mayores de ocho o nueve años, que fueron muy específicos en sus deseos y respecto a los cuales no queda otra opción que complacerlos, sin importar el precio a pagar.

Buena parte de estos niños pidieron a los reyes principalmente videojuegos, tabletas electrónicas y teléfonos inteligentes, los cuales tienen una demanda extraordinaria y con tal de cumplir el deseo de los hijos se desembolsaban siete mil o cuatro mil pesos que cuestan estos artilugios.

Había otros que ya tenían los aparatos pero necesitaban los juegos y programas para alimentarlos y mantenerlos en funcionamiento con las últimas novedades.

Los juegos virtuales de futbol como el PES o el FIFA 2013, no obstante su alto precio que ronda los mil pesos, se vendían a la velocidad que corren las piernas de Messi o Ronaldo, cuyas hazañas han popularizado estos programas.

Los de futbol americano no se quedaban atrás, y a una no lejana distancia los juegos más recientes de Angry Birds, Star Wars, Cars 2 y Toy Story, que oscilaban entre 500 y 800 pesos, los cuales volaban a la velocidad de los dedos apretando botones.

El médico Farid Anselmo Barrera explicó por qué decidió gastar casi 9,000 pesos en aparatos y juegos electrónicos para sus dos hijos y un sobrino.

"Espero dejarlos jugar hasta que se aburran y ellos mismos busquen otras cosas para entretenerse, no los puedo privar de estos juegos si todos sus amigos los juegan. Tienen que hablar el mismo idioma que los demás.

"Si le comprara un ajedrez, por ejemplo, seguro se sentiría decepcionado al comparar este regalo con sus amigos. Mejor voy a esperar a que le pase la necesidad de los videojuegos para que luego por sí solos decidan volver a la bicicleta o a los juegos reales con sus amigos".

Las niñas también piden tecnología, pero son muchas las que aún desean jugar con juguetes tangibles como parece indicar la alta demanda que tienen los nenucos y las famosas muñecas Monster High, que se han convertido en el fenómeno de moda.

Es tal la demanda de estas muñecas que su precio ha pasado de 200 pesos que costaban hace unos meses en las tiendas departamentales a 600 u 800 pesos estos días. Y las que vienen equipadas con más accesorios llegan a costar hasta 1,300 pesos.

Para los Reyes Magos que no tienen la consigna de comprar un juguete en particular la variedad era amplia y era posible conseguir todo lo que recomiendan los especialistas para promover un desarrollo integral.

Para los niños recién nacidos y hasta los seis meses se recomiendan sonajas, mordederas, pulseras de cascabeles, y juguetes de colores, texturas diferentes, con sonidos armónicos, ahí se podían encontrar.

Para los que están entre los siete meses y un año, que comienzan a tener un equilibrio para sentarse y apoyarse en las cosas, se sugieren juguetes que se puedan jalar o empujar con cuerdas que no sean elásticas.

Esto con la finalidad de que ellos mismos comiencen a manipular su fuerza y desarrollen sus habilidades motrices, y de esos también había una gran variedad.

A los que tienen entre uno y dos años los especialistas recomiendan que se les debe obsequiar pelotas de vinil de diferentes texturas y colores, así como muñecas o muñecos que no sean de peluche y no contengan partes pequeñas que pudiesen llegar a comérselas, además de caminadoras que los ayudan a dar sus primeros pasos.

A partir de los dos y hasta los tres años se sugiere darles crayones, colores y lápices, lo mismo que juegos de aseo, juegos de playa o simuladores de construcción, ya que por su forma los niños aprenden a mover sus brazos y ejercitar las muñecas.

Los libros para colorear son buenas opciones para niños de entre los tres y cuatro años; también están los rompecabezas de dos, tres y cuatro piezas, que se recomiendan dependiendo de las capacidades de cada niño.

A partir de los cinco años se pueden iniciar a obsequiar juguetes que impliquen una mayor destreza, es decir rompecabezas con mayor cantidad de piezas, como los de 20, 30 o hasta 50 piezas según sus habilidades, libros de colorear que no sean tan gruesos, pero con más dibujos y con un grado de dificultad mayor a los de tres años.

Hasta antes de que empiecen a pedir por sí mismos, los especialistas sugieren regalarles a los menores bicicletas, equipo deportivo y juegos de mesa para compartir y jugar con los demás.

De este tipo de juguetes también había por montones en la expo. Pero eso sí, como deberían ya saberlo los Reyes Magos, con la experiencia acumulada por muchos años, el incremento de los precios avanza a medida que se acercan las horas en que habrán de llegar a cada hogar.

Sólo en la madrugada, cuando ya sólo quedan los saldos que no se alcanzaron a vender, los precios comienzan a disminuir, en algunos casos a precios de remate, pero es seguro que para entonces de los juguetes con más demanda ya no quedará ninguno.

MFH