Estados Unidos endureció su propuesta de regla de origen automotriz, al poner “candados sobre candados”, que la coloca como algo “irreal e inalcanzable” para toda la industria, afirmó Eduardo Solís, presidente de la  Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Explicó que el planteamiento estadounidense es elevar el contenido regional de 62.5% a 75% para todas las partes esenciales, donde habría un periodo de entrada en vigor de 2 años para vehículos ligeros y 4 para pick up. Además de la restricción de que el 40% del vehículo ligero sea ensamblado en el lugar donde se ofrezca un índice salarial de 16 dólares en promedio y que el 45% de las pick up.

El gobierno de Donald Trump propone eliminar la lista de rastreo de inmediato (a la entrada en vigor del TLCAN 2.0) y que las armadoras compren el 70% del acero y aluminio en Norteamérica para la fabricación del auto.

“La propuesta de EU no es aceptable… tiene candados sobre candados,  son candados independientes”, que la hace una propuesta que no es real.

En conferencia de prensa, Solís informó que la AMIA trabaja de la mano del gobierno mexicano para presentar una propuesta en reglas de origen, que sea asequible y se permita a las empresas ajustarse a esas condiciones.

Recordó que la propuesta de EU se puso sobre la mesa el jueves pasado por la tarde en Washington, pero es inalcanzable por la industria mexicana, incluso, por la europea y asiática establecida en Norteamérica.