La producción de crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) del mes de septiembre fue de 1.643 millones de barriles diarios en promedio, con lo que aumentó 0.6% en un mes, con una aportación adicional de 11,000 barriles diarios en comparación con agosto.

Con ello, tuvo su segundo mes consecutivo de incrementos, aunque se mantuvo por debajo del volumen reportado de producción con socios que había registrado en abril, antes del recorte que se acordó con los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y no afiliados (OPEP+) para reducir los precios luego de la pugna por sobre oferta que se dio entre Arabia y Rusia.

Sin embargo, según las estadísticas petroleras publicadas por la estatal, la producción se redujo en 3.6% en términos anuales.

Sin socios, mediante sus actividades en las asignaciones de desarrollo que le fueron otorgadas en la Ronda Cero, además del contrato que la estatal opera por sí misma en los campos de aguas someras Ek-Balam, la producción fue de 1.624 millones de barriles por día, con un aumento de 0.7% en un mes, además de la reducción de 3.7% en comparación con la extracción de septiembre del 2019.

Por tipo de petróleo, la producción de crudo pesado fue de 1.021 millones de barriles diarios, con un ligero aumento en contraste con los 1.012 millones de barriles por día del mes anterior. La producción de crudo ligero fue de 486,000 barriles diarios, con un aumento mensual de 9,000 barriles por día, mientras que la de súper ligero fue de 136,000 barriles diarios, con una reducción mensual de 9,000 barriles por día.

karol.garcia@eleconomista.mx