Las empresas privadas que operan contratos petroleros desde el 2016 luego de la reforma energética en México se quedarán 24% debajo de sus metas de producción en 2020, alcanzando 57,000 barriles diarios al concluir el año, derivado de los retrasos en las actividades y la reducción en sus ingresos por la pandemia del Covid-19.  

Así lo expresó la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) durante el foro virtual Retos y resultados de los contratos petroleros 2020, en que detallaron que será necesario recortar el pronóstico que apenas en julio pasado habían planteado para llegar a 75,000 barriles diarios a pesar de la situación de crisis que ya existía en el sector.  

Juan Manuel Delgado, presidente de la Amexhi, explicó que la contingencia global ha afectado bastante a la industria y a pesar de los esfuerzos por mantener la producción que incluyen las actividades aceleradas de otorgamiento de autorizaciones y revisión de planes del regulador del negocio –la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH)–, las empresas mexicanas no serán la excepción en los rezagos.  

En tanto, detallaron los avances que se han obtenido en la producción privada de hidrocarburos, como una estimación de 940 millones de inversión en contenido nacional y un incremento anual de 35% en las inversiones ejecutadas al tercer trimestre del 2020, que sumaron 15,000 millones de dólares.  

“Complementamos a nuestra empresa nacional para posicionar a México como líder del continente americano en la perforación de pozos exploratorios costa afuera, incluso superando a los Estados Unidos de Norteamérica; descubrimos seis nuevos yacimientos que en el futuro podrían aportar producción para revertir la declinación de los yacimientos actualmente productores”, expusieron.  

A la vez, el nuevo pronóstico de 57,000 barriles diarios es 20% superior a la producción con que cerraron el 2019, y se mantiene la meta de producción para el 2024 de 280,000 barriles diarios.  

Cabe recordar que en octubre la producción nacional de crudo, que incluye a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a 15 contratos donde participan privados se ubicó en 1.627 millones de barriles diarios, con lo que disminuyó en 2.1% o 34,400 barriles diarios anuales y 1% o 17,000 barriles diarios mensuales, derivado de que por cuarto mes consecutivo los contratos petroleros otorgados en la administración pasada recortaron su extracción.   

De acuerdo con el reporte de la CNH del décimo mes del año, la producción de petróleo en los contratos fue de 112,900 barriles por día, con lo que bajó 4.6% en comparación con septiembre, aportando 5,500 barriles menos que en el mes anterior.   

La producción de estos contratos incluye los tres que migraron del régimen anterior y son operados por privados en asociación con Pemex; dos bloques que fueron adjudicados para llevar a cabo una asociación con Pemex vía farmout; ocho contratos terrestres de las Rondas 1.3 y 2.3; dos contratos de la Ronda 1.2 que ya producen en aguas someras, y el que migró Pemex sin socio de una asignación también en aguas someras de los campos Ek y Balam. En términos anuales, en conjunto aumentó 19% que son 18,400 barriles diarios adicionales en comparación con octubre del año anterior y con excepción de febrero en que tuvo una ligera caída, habían acumulado un año de incrementos constantes de 5.7% en promedio con más de 5,331 barriles diarios adicionales cada mes desde junio del año pasado.  

Pero a partir de junio de este año comenzó a reducirse su producción en un promedio de 3% mensual, disminuyendo a partir de entonces desde 2,221 barriles diarios en julio, hasta 5,847 barriles por día en octubre, en comparación con el mes anterior.