A diferencia de la incertidumbre exploratoria del primer contrato de Petróleos Mexicanos (Pemex) en aguas profundas, el Bloque 3 en consorcio con Chevron e Inpex, la estatal tiene una apuesta de mayor calado en su primer contrato de desarrollo en el bloque Trion, cuyo contrato obtenido en una licitación tipo farmout será firmado este viernes con la australiana BHP Billiton.

Este bloque ya cuenta con un descubrimiento de aceite ligero realizado en el 2012 mediante el pozo Trion en el Cinturón Plegado Perdido en aguas profundas mexicanas. Se ubica a 2.5 kilómetros de profundidad, con una superficie de 1,285 kilómetros cuadrados y reservas totales ya certificadas de 485 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, volumen similar a todos los recursos prospectivos adjudicados anteriormente en la Ronda Uno mexicana.

Por tanto, se espera que el desarrollo rumbo a la extracción arranque este año, con la expectativa de obtener el primer barril de petróleo en el 2023, para llegar a 120,000 barriles por día (6% de la extracción actual en el país) en el 2025.

El contrato de licencia en el que Pemex tiene una participación de 40% tendrá una duración de 35 años prorrogables por otros 15 en que se esperan inversiones de 11,000 millones de dólares.

Dadas las condiciones de acarreo de las bases de licitación y el contrato de operación conjunta que aceptó la australiana, Pemex no invertirá durante los primeros cuatro años de trabajos en el campo.

Bajo condiciones normales, si no sube el precio del petróleo o tienen un hallazgo adicional en el área ya que hay otros dos prospectos exploratorios, según Pemex Exploración y Producción las regalías promedio que BHP Billiton, con 60% del contrato, dará al Estado mexicano al sumar cuotas contractuales e ISR será de 72.4 por ciento.

La australiana, que al conjuntar la actividad minera y petrolera es hoy la compañía de actividades extractivas más grande del mundo, llegó a este proceso con un músculo financiero que le permite superar a las petroleras, ya que compensa las caídas del precio del petróleo con los ingresos por otros commodities. En el 2015, tuvo ingresos por 44,636 millones de dólares y una extracción de 600,000 barriles diarios de crudo en los 12 países donde opera, con dos campos en aguas profundas en la parte estadounidense del Golfo de México.

kgarcia@eleconomista.com.mx