Un factor determinante para impulsar la contratación formal, así como la cobertura de las vacantes, son las prestaciones laborales, pues representan el incentivo que buscan los trabajadores para definir su inserción en el mercado laboral.

Las prestaciones están jugando un papel fundamental, pero lamentablemente se han visto disminuidas, pues el hecho de que haya más de 30% de empresas que no puedan cubrir sus vacantes, cuando hay en el desempleo más de 2.5 millones de trabajadores, obedece a que se están cambiando los esquemas laborales.

Lo anterior está relacionado con la deducibilidad de las prestaciones que desde el 2013 se modificó con la reforma fiscal y establece que los patrones sólo pueden hacer deducibles 50% las prestaciones que ofrecen a los trabajadores.

Hemos notado que las compañías, hablamos sobre todo de medianas, ya no ofrecen las mismas prestaciones a sus empleados de nuevo ingreso, pues representa un costo que por el momento no están dispuestos a cubrir , declaró Arleth Leal Metlich, directora asociada de Red Ring.

Refirió que las prestaciones son un complemento del sueldo, la gente así lo ve. La forma en que tú logras convencer a una persona para que transite de la informalidad a la formalidad es ésta justamente, si no es por la parte económica, es por la parte de las prestaciones .

Agregó que del 2013 fecha en la que se modificó la deducibilidad de las prestaciones con la reforma fiscal se pasó de 12 millones 730,000 trabajadores sin prestaciones laborales a 13 millones 240,000; es decir, creció en medio millón el número de trabajadores que ya no cuenta con prestaciones laborales, lo cual obliga a buscar esquemas de atracción que permita ofrecer y mantener el empleo formal en el país , indicó Leal Metlich.

Existen múltiples ejemplos, explicó Leal Metlich: Cuando a la gente le dices que va a tener prestaciones superiores a las legales, de inmediato se interesa por la posición, pues estas prestaciones pueden llegar a ser desde 20 (depende del sueldo y compañía) hasta 50% adicional del sueldo .

En ese sentido, agregó, como empleadores, se debe aspirar a pasar de tener trabajadores más allá de las prestaciones de ley: seguro social, Infonavit, aguinaldo (15 días), vacaciones (seis días) y prima vacacional (25 por ciento).

Comentó que hoy las prestaciones juegan un papel muy importante, sobre todo en puestos administrativos y hacia arriba. También en los operativos, pero desafortunadamente no son la mayoría que recibe prestaciones superiores a las ley .

Para las compañías, evidentemente, era mucho más factible el ofrecer prestaciones cuando eran deducibles, porque evitaban ese costo; que si bien es cierto, toda prestación superior ya tiene un costo, no ser deducible, pues tiene un costo superior.

Indicó que las prestaciones superiores se crearon, justamente, para que fueran un incentivo para las compañías ofrecer algo adicional al trabajador.

Se las quitan y evidentemente ya quitan este incentivo y las compañías ven la forma de cómo detenerlas , comentó.

Algunas de las prestaciones más comunes superiores a las que marca la ley son 30 días de aguinaldo, seguro de gastos médicos mayores y vales de despensa.

Explicó que desde la reforma fiscal se vio afectado el tema de deducibilidad, donde muchas compañías, desafortunadamente, a los nuevos trabajadores ya no les ofrecían las mismas prestaciones. Y hablo de compañías en todos los rubros, como el sector bancario, industrial, comercial, porque se vieron realmente afectados, como un costo adicional al que ya tenían, justamente porque ya no fueron deducibles, ya no era un incentivo .

[email protected]