El precio promedio nacional del gas licuado de petróleo tendrá que reducirse en 9.94% esta semana, ya que el tope promedio de las 145 regiones que estableció la Secretaría de Economía para el precio al consumidor por parte de los distribuidores es de 22.91 pesos por kilogramo, mientras que este lunes la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detectó que el promedio nacional real al que se vendió fue de 25.44 pesos por kilogramo.

Esta reducción equivale a 2.53 pesos por kilogramo, que para el cilindro de 20 kilos implica que en el promedio nacional llegaría a pasar de 508.8 pesos en promedio nacional a 458.2 pesos, lo  que implica un ahorro de 50.5 pesos.

Así lo reveló en la conferencia matutina presidencial el titular de Profeco, Ricardo Sheffield, quien explicó que además se observaron precios de hasta 28.24 pesos por kilogramo en Azcapotzalco, que con el nuevo tope para las 16 alcaldías de la Ciudad de México, que ahora es la entidad con el precio máximo más barato del país estipulado en 21.33 pesos por kilogramo, deberá bajar en 6.91 pesos por kilogramo, o 138.2 pesos por un cilindro de 20 kilogramos, ya que la reducción es de 24.4 por ciento.

Ésta será la reducción para la empresa Compañía Gas del Centro, que fue la que presentó el precio más alto en la semana que concluyó el 1 de agosto, en Azcapotzalco. A decir de Sheffield, en esta alcaldía capitalina se había detectado que se vendía gas robado, con lo que luego de las revisiones y clausuras a centros de distribución, al parecer los empresarios buscan mantener sus márgenes  a pesar de que resultan los más elevados del país. 

De ahí que en aproximadamente tres meses comenzará la distribución de Petróleos Mexicanos (Pemex) mediante su compañía Gas Bienestar, que competirá con precios más baratos arrancando en Azcapotzalco y la delegación Iztapalapa. 

Hay otros casos como el del precio más barato detectado, en Victoria Tamaulipas, de 22.48 pesos por kilo, donde el tope es de 23.17 pesos por kilogramo por lo que incluso tendrán un margen para aumentar en 69 centavos por kilo o 13.8 pesos por un cilindro de 20 kilogramos. 

Ricardo Sheffield advirtió que las empresas que vendan gas LP que no respeten los precios máximos fijados podrían perder sus permisos. “Estos precios máximos deben de respetarse porque cualquier expendedor, cualquier vendedor de gas LP sea estacionario o de cilindros, pero particularmente de cilindros, que es donde se han presentado más abusos y más abusos que afectan a las familias que menos tienen, va a perder el permiso”, indicó. Además, aseguró que la próxima semana se pondrá en marcha una app en la que los consumidores de gas LP podrán reportar anomalías.

karol.garcia@eleconomista.mx