El panorama internacional de los precios bajos del petróleo y un tipo de cambio al alza abre ventanas de oportunidades a México para fortalecer su mercado interno a través de una política de sustitución de importación que desarrolle la proveeduría local y reduzca la dependencia extranjera, coincidieron industriales del país.

Rodrigo Alpízar, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), admitió que los bajos niveles de los petroprecios repercutirán en las finanzas públicas de México, en donde el gobierno contará con menos ingresos para el 2016; sin embargo, no todo tiene un efecto negativo, esto tiene un efecto virtuoso para la industria, de que haya menos dependencia de los insumos importados y se sustituyan por nacionales .

Mencionó que si se saben utilizar estos factores para incrementar el nivel de densificación de la industria en sectores que crecen rápido como automotriz, el aeroespacial o la maquiladora, ello ayudará a generar crecimiento acelerado, como si fuese una locomotora.

Juan Pablo Castañón, eventual presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), y Gustavo de Hoyos, dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), explicaron que la baja en los precios del petróleo nos genera una reducción en los costos de energía y gas relacionados con el precio del petróleo, y esto contribuye positivamente en los costos competitivos de México y el potencial exportador .

En conferencia de prensa por separado, los líderes de los patrones del país abundaron que si el efecto de la baja del energético se suma a un dólar caro, las ventajas como país son aún mayores, ya que se demandarán más pedidos de producción de México que conllevarían a crear más empleo y generar oportunidades en la frontera norte.

[email protected]