En medio del revuelo causado por las imputaciones de corrupción en su filial mexicana, Walmart informó sobre la creación de una nueva dirección dentro de su estructura corporativa global para supervisar el cumplimiento de la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés), dio a conocer en un comunicado David Tovar, vocero mundial de la firma.

Asimismo, informó que también han asignado a un director de cumplimiento de la FCPA en la filial de México, aunque no se dieron a conocer los nombres de los nuevos funcionarios, ni tampoco la fecha exacta de creación de las direcciones.

Igualmente, la firma minorista informó que en México ya implementa un conjunto de acciones para asegurar la observancia de la FCPA, entre las que se encuentran procedimientos y políticas robustos, controles internos, capacitación, procedimientos de auditoría mejorados y protocolos para la escalación y remediación de problemas.

Tovar refirió que desde marzo del 2011, por órdenes de Mike Duke, director general de la empresa, se lleva a cabo dentro de la misma una revisión del cumplimiento de la ley anticorrupción en todas sus filiales alrededor del mundo.

La compañía consideró importante recordar que las acusaciones de corrupción de la empresa dadas a conocer por The New York Times (NYT) el sábado pasado se refieren a hechos sucedidos hace más de seis años, y en cuanto a éstos reveló que desde hace seis meses despliegan una agresiva investigación auspiciada por el Comité de Auditoría del Consejo de Administración de la firma para llegar al fondo del asunto.

En su reportaje, el NTY reveló que en el 2005 Walmart de México y Centroamérica (Walmex) habría pagado hasta 24 millones de dólares en sobornos a autoridades locales mexicanas para facilitar y agilizar la apertura de sus tiendas.

Asimismo, describió cómo Walmex habría ocultado la información de los desembolsos a su corporativo y cómo, posteriormente, éste desplegó una primera indagatoria que arrojó evidencia sobre el cohecho, pero no motivó una respuesta enérgica de las oficinas centrales, que optaron por encomendar la investigación del hecho al propio Walmex, que exoneró a sus ejecutivos y archivó el caso.

EX CEO RENUNCIA A METLIFE

En otro frente, ayer se dio a conocer la renuncia de Eduardo Castro-Wright, director general de Walmart durante el tiempo en el que se habrían cometido los sobornos, al consejo de administración de la aseguradora MetLife, del cual formaba parte.

En una carta dirigida al Presidente de la aseguradora, quien fue expuesto por el NYT por ser la fuerza motora detrás de la trama de corrupción en Walmart, adujo que se vio obligado a renunciar por los últimos acontecimientos que, comentó, requieren toda su atención y en la que confía en que estas distracciones se resolverán con su favor en los próximos meses .

CASO WALMART NO AFECTARÁ INVERSIONES

SE TRATA DE UN CASO AISLADO: CCE

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) descartó que el escándalo en el que se encuentra inmiscuido Walmart sobre supuestos problemas de corrupción y soborno tenga un impacto negativo sobre las inversiones en México, pues a decir de su presidente, Gerardo Gutiérrez, es un hecho aislado .

No así, pidió esperar la investigación que ya realiza la cadena minorista en México y con base en los resultados se proceda conforme a la ley.

Hace una semana, el CCE denunció que los empresarios realizan pagos extraoficiales para desarrollar sus negocios, pues aunque se pretendan realizar todos los trámites, hay ocasiones en que resulta tortuoso y prefieren pagar. De acuerdo con el CEESP, la corrupción equivale a 10% del PIB, mientras que los empresarios destinan el mismo porcentaje de sus utilidades para dicho fin.

Reiteramos que estamos en contra de la corrupción y en favor del Estado de Derecho, hay que esperar la investigación de Walmart y que, conforme a la ley, se proceda , refirió el dirigente empresarial.

En entrevista, Gutiérrez Candiani insistió que la corrupción e impunidad son dos de los grandes males en México.

empresas@eleconomista.com.mx