La inversión pública en infraestructura este año fluye a cuentagotas. La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) estimó que al cierre del primer semestre solamente se ha contratado 7% de los 339,213 millones de pesos que fueron aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Además, el monto fue modificado durante ese periodo a la baja y se le quitaron 2,267.9 millones de pesos.

El sector energía (Pemex y CFE) que representa el 89% de los recursos aprobados en la Cámara de Diputados reporta el peor avance, apenas el 1 por ciento. En contraste, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el segundo rubro en importancia, con participación del 7.2%, suma hasta junio, recursos contratados por el 72.3% de su presupuesto.

El sector salud (IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud), que dispuso de 3,186.4 millones de pesos (mil millones menos que lo asignado originalmente), ha contratado el 14.1% de su presupuesto y la Secretaría de Medio Ambiente el 23.9%, de acuerdo con un análisis del Observatorio de la CMIC basado en información pública.

“Estamos en una situación muy complicada. Es el segundo año con un lento ejercicio del presupuesto. Venimos de una caída del 5% del PIB del sector en el 2019 y ahora, al sumar la pandemia, la cosa se pone peor. Luego de todos los problemas que hemos vivido, la obra privada no se recupera y lo triste es que hubo 3,659 contratos federales en el semestre y todo el año pasado fueron poco más de 12,000. Además, los estados están empobrecidos, no hay créditos, para invertir en rehabilitación, mantenimiento o construcción de infraestructura”, afirmó el titular de CMIC, Eduardo Ramírez.

Preocupados por la creciente situación adversa (en los últimos 12 años la inversión en infraestructura pasó del 5.7 al 2.6% del PIB nacional) el consejo directivo de la cámara decidió difundir esta semana, a nivel nacional, la información referida y en algunos casos, los representantes del sector realizaron videos para manifestar su sentir.

“Lamentablemente podemos ver que en CFE y Pemex las cosas van muy lentas. Hacemos un llamado al gobierno federal para que se reactive la inversión pública”, dijo el presidente de CMIC en Sonora, Alfonso Reina, en un mensaje difundido en YouTube.

Sí avanzan obras icónicas

El análisis de los constructores formales refiere que los megaproyectos de la actual administración federal (refinería Dos Bocas, Tren Maya, aeropuerto de Santa Lucía, rehabilitación de refinerías y corredor interoceánico) tienen un mayor avance.

Los cinco proyectos iniciaron el año con un presupuesto de 66,358.5 millones de pesos y se incrementó en el semestre a 91,968.7 millones de pesos, de los cuales se han comprometido el 50%, 46,124.4 millones de pesos en 49 contratos, de los 200 que se prevén hasta el momento.

No obstante, en el caso del aeropuerto y de la refinería no se publicado toda la información de los procesos, como ha comprometido el actual gobierno que entre sus banderas está total transparencia y combate a la corrupción.

“Hemos visto que hay obras que no estaban contempladas en el presupuesto y está desarrollando la Secretaría de la Defensa Nacional, como terminar hospitales y que además tienen otros proyectos. Consideramos que los constructores formales tenemos que tener una mayor participación y ayudar en la reactivación económica del país. Hay que apoyar a las empresas de todos los tamaños, no solamente en el sur del país sino en todo, el momento actual es muy complicado”, agregó Ramírez.

Como parte de un esfuerzo por hacer notar la importancia del sector, la cámara lanzó en sus redes sociales la campaña: Siéntete orgulloso de ser mexicano, de ser constructor, de ser CMIC. El mensaje central es: Los grandes retos que enfrentamos, los hemos superado antes.

Hoy, piden que fluya el presupuesto público.

alejandro.delaros@aeleconomista.mx