En México, una contrarreforma petrolera orientada a fortalecer al otrora monopolio estatal, Petróleos Mexicanos (Pemex), a través de reformular su mandato y ajustar su marco regulatorio podría estar en el horizonte. Seguir ese camino implicaría, entre otras acciones, sacar a la estatal del presupuesto federal, eliminar las asimetrías regulatorias que se le impusieron con la reforma del 2013-2014, devolverle el mandato de garantizar la seguridad energética del país y suspender las subastas petroleras y farmouts cuando menos dos años hasta que la estatal se redefina.

Se trata de los planteamientos postulados por Fluvio Ruiz, quien, según fuentes cercanas al gobierno de transición de Andrés Manuel López Obrador, será designado como próximo director de Pemex Exploración y Producción, la subsidiaria más grande y rentable de Pemex. Implementar dichos principios implicaría, si no una nueva reforma constitucional, sí la modificación de un puñado de artículos de la Ley de Hidrocarburos (el 4, 6, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 20, 21, 28, 42, 95, 100 y 117) apenas reformada en el 2014.

En la presentación “Elementos para un programa de gobierno”, que Ruiz Alarcón presentó en el ITAM hace unos días a título de experto en el sector sin tener todavía ningún cargo oficial, propone suspender indefinidamente las licitaciones internacionales de contratos de exploración y explotación y con ello revisar los procesos de adjudicación y la legalidad de los contratos otorgados, en particular, de los contratos de licencia en los que, contraviniendo a la ley, sostuvo, no se solicitó un bono a la firma.

Para fortalecer a la estatal, considera que también se debe indemnizar a Pemex por las inversiones que realizó en las áreas que no le fueron asignadas en la Ronda Cero. El sexto transitorio de la reforma constitucional del 2013 determina que, en caso de ser afectadas las inversiones realizadas de Pemex, “éstas serán reconocidas en su justo valor económico en los términos que para tal efecto disponga la Secretaría del ramo en materia de Energía”. Desde el 2015, se anunció la valoración de dichos activos sin que se hasta el momento se haya pagado a la estatal por los mismos. Además de eliminar las asimetrías regulatorias a las que está sujeta Pemex, a lo largo de todas las cadenas de valor de los hidrocarburos tales como la comercialización, transporte y almacenamiento de todos los petrolíferos, el plan sugiere dotar a la empresa productiva de plena autonomía presupuestal y de gestión. Ello implica sacarla del Presupuesto de Egresos de la Federación, que es una discusión que Fluvio Ruiz ha planteado desde su participación en el Consejo de Administración en la estatal antes de la reforma.

Devolverle mandato de seguridad energética

En sentido contrario a las acciones hacia las que se ha encaminado la empresa en el último sexenio, el nuevo plan propone devolverle el mandato de seguridad energética y responsabilidad social en el marco de un contrato-plan con el Estado, que se sumaría a su único objetivo actual de creación de valor como empresa productiva del Estado.

Entre otros cambios también propone integrar a Pemex en una sola empresa y modificar “radicalmente” su gobierno corporativo para que pueda ejercer su autonomía y en términos laborales, reintegrar una representación de los trabajadores pero electa por voto universal, secreto y directo de los mismos.

En el área de refinación, asegura que se buscará elevar la disponibilidad de procesamiento, del Sistema Nacional de Refinación y concluir rápidamente las reconfiguraciones y los proyectos de mejora de combustibles pendientes, así como recuperar el proyecto de la Refinería Bicentenario en Tula y analizar la construcción de otra refinería similar en el Golfo de México, junto con la instalación de pequeñas refinerías modulares para satisfacer mercados regionales.

Contraviniendo a los cambios legales realizados en 2014, busca que en los contratos de producción compartida el comercializador de crudo vuelva a ser de manera obligatoria y exclusiva el brazo comercial de Pemex, PMI. Relacionado con las necesidades de transformación industrial, considera que se deberán regular las exportaciones de los productores privados para que su producción sirva para el abasto nacional.

Cambios en los artículos de Ley de Hidrocarburos:

  • Que la selección del socio sea facultad de Pemex mediante el procedimiento de contratación que apruebe su Consejo de Administración (artículo 13).
  • Que Pemex también pueda celebrar alianzas o asociaciones para la realización de las actividades de exploración y producción (artículo 14).
  • Precisar que la CNH autorice la celebración de alianzas o asociaciones en los que se ceda el control corporativo y de gestión del contratista u operador (artículo 15).
  • Garantizar el control operativo de los yacimientos transfronterizos por parte de Pemex (artículo 17).
  • Incluir en la recisión administrativa los contratos cuyos resultados económicos, financieros o fiscales resulten desventajosos para el país (artículo 20).
  • Establecer explícitamente que los contratistas no podrán invocar la protección de gobiernos extranjeros, bajo la pena de perder todos sus derechos (artículo 21).
  • Que los hidrocarburos del Estado sean comercializados exclusivamente por Pemex (artículo 28).
  • Eliminar la discrecionalidad con la que la Secretaría de Energía puede instruir a Pemex, para que no obstaculice la competencia y el desarrollo eficiente de los mercados (artículo 42).
  • Mejorar las definiciones de desarrollo sustentable para que sea un proceso evaluable en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y a través de la ASEA (artículo 95).
  • No se debe dejar a las fuerzas del mercado la relación entre las compañías petroleras y los propietarios y comunidades. El Estado debe tutelar el interés de las comunidades ante el inminente enfrentamiento (artículo 100).

[email protected]