El robo de combustibles en los últimos 10 años pasó de estar bajo el control de bandas criminales con operaciones locales a convertirse en la segunda fuente de financiamiento del crimen organizado, provocando pérdidas multimillonarias para el Estado mexicano, señaló el senador del PAN, Roberto Gil Zuarth.

Inclusive se presume la participación de personal de Pemex en la ordeña de los ductos, lo que implica que sólo en la actual administración las pérdidas de Pemex asciendan a 97,000 millones de pesos, 55% más de lo registrado en los últimos cuatro años del gobierno anterior. Así, desde el 2009 al 2016 la cifra alcanza los 159,957 millones de pesos.

De acuerdo con el senador, tan sólo en el 2013 la Secretaría de Energía (Sener) aseguró que el robo de combustible por la delincuencia organizada ascendió a 5,000 millones de dólares anuales y que en promedio cada dos horas se perforan ductos para extraer de manera ilegal gasolina, diesel, gas, petróleo crudo o petroquímicos.

Al día de hoy se estima que el costo para Pemex de estas actividades ilícitas asciende a cerca de 35,000 millones de pesos al año. Esto equivaldría a alrededor de 4% del valor de la gasolina que se mueve al año en el país , explicó.

En un punto de acuerdo presentado en el Senado, el legislador señala que de acuerdo con Guillermo Valdés, el exdirector del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, hay una fusión entre las bandas locales y el crimen organizado lo que ha detonado en mayores índices de violencia en los municipios donde se concentra este ilícito.

Históricamente, los estados más afectados han sido Puebla, Sinaloa, Veracruz, Estado de México, Tamaulipas, Guanajuato y Jalisco. Sin embargo, con la capacidad de adaptación y movilización de las bandas criminales para reorganizarse, dicho delito se ha incrementado en municipios de los estados de Hidalgo, San Luis Potosí, Tlaxcala, Querétaro, Michoacán y Colima , detalló.

Gil Zuarth demandó la comparecencia del secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; y del director de Pemex, José Antonio González Anaya, para que presenten un informe pormenorizado sobre las políticas, acciones y estrategias implementadas para combatir el robo de hidrocarburos y los resultados obtenidos hasta ahora.

En el robo de combustibles se necesita la participación de personal con conocimientos especializados, capacitado en maniobras para tuberías y manejo de combustibles e implica que algunos empleados de Pemex estén involucrados en la ordeña ilegal , destacó. Del 2006 al 2015 fueron detenidos 123 trabajadores y 12 extrabajadores por su probable participación. Después del 2012 (...) se dio una fragmentación en las bandas criminales que con el paso de los años aumentó su experiencia en el robo de hidrocarburos y en técnicas más violentas; el delito se transformó en un fenómeno masivo , puntualizó.

[email protected]