Congresistas de Estados Unidos manifestaron -por medio de una carta- una profunda preocupación porque los recursos provistos por la Oficina de Asuntos Laborales Internacionales (ILAB) de Departamento del Trabajo (DOL) no se están utilizando, según lo previsto, para apoyar las actividades que permitan eliminar las malas prácticas en materia de libertad sindical y contratación colectiva como lo prevé el tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá.

La misiva dirigida a Eugene Scalia, secretario de Trabajo de Estados Unidos, y a Robert Lighthizer, representante comercial de ese país, refiere puntualmente que casi seis meses después de que se promulgó la Ley de Implementación del T-MEC, y después de su entrada en vigor, “nos preocupa que esos recursos sustanciales no se utilicen en donde más se necesita para facilitar las tan esperadas reformas laborales; lo que es para apoyar a las organizaciones de los trabajadores para defender los derechos básicos y fortalecer la representación auténtica”.

La Ley de Implementación del T-MEC que se aprobó en Estados Unidos contempla el uso de recursos financieros del orden de 180 millones de dólares que serán utilizados “para apoyar las reformas al sistema de justicia laboral en México incluidas las subvenciones para apoyar el desarrollo de capacidades centradas en los trabajadores”.

Los Congresistas presentaron además una serie de casos que se siguen registrando en nuestro país, pues detectaron que persiste la firma de contratos colectivos de protección, en donde los trabajadores no han tenido oportunidad de participar.

[email protected]