Durante el segundo trimestre del 2019 Petróleos Mexicanos (Pemex) redujo 67.6% en términos anuales sus pérdidas operativas a 52,790 millones de pesos, gracias a una sensible reducción de sus gastos financieros y a un menor pago de impuestos, informó el viernes pasado al público inversionista la empresa productiva del Estado.

El gasto financiero de Pemex (saldo de pago y cobro de intereses, rendimiento/costo por derivados financieros y utilidad/pérdida cambiaria) se redujo nada menos que 98.6% a 2,413 millones de pesos, principalmente debido a la obtención de una utilidad cambiaria de 22,415 millones de pesos, en comparación con la pérdida de 118,348 millones observada entre abril y junio del 2018.

Lo anterior fue posible gracias a que el tipo de cambio pasó de 19.3793 a 19.1685 pesos por dólar entre el 31 de marzo y el 30 de junio del 2019, lo que representa una apreciación de 1.1 por ciento. “Ésta es considerada una partida ‘virtual’ y en su mayoría no representa salidas de flujo”, aclaró Pemex en su reporte trimestral.

Además, la estatal consiguió un rendimiento positivo de 3,242 millones de pesos por instrumentos financieros derivados en comparación con un rendimiento negativo de 20,967 millones de pesos entre abril y junio del 2018.

Esta ganancia se logró “como resultado principalmente de utilidades no realizadas de las coberturas contratadas, dada la depreciación del dólar contra otras monedas y a los beneficios por derivados implícitos en las operaciones de venta de crudo”, dijo Pemex.

En tanto, el pago de impuestos bajó 11.3% a 103,165 millones de pesos debido a los menores precios del crudo y a una menor producción de hidrocarburos. “Por su parte, el Derecho por la Utilidad Compartida, el derecho más importante que paga la empresa en términos de monto, disminuyó 9.8%”, dijo Pemex.

En gasolinas, pérdida de mercado

La estatal consiguió estrechar la pérdida a pesar de que sus ventas trimestrales se contrajeron 13.6% para quedar en 376,648 millones de pesos, producto de una menor exportación de petróleo crudo, a que éste se vendió a un precio menor y a que bajó la facturación por venta de combustibles.

Las ventas en México de Pemex, conformadas principalmente por petrolíferos (gasolina, diésel, turbosina, gas LP, etc.), bajaron 14.4% a 217,573 millones de pesos. Este monto representa 58% de la facturación total de la petrolera.

En tanto, el ingreso por exportaciones de la petrolera, fundamentalmente petróleo crudo, bajó 13% a 156,250 millones de pesos. Este flujo representa 41% de las ventas totales.

Pemex reconoció que la baja en ventas domésticas obedeció tanto a un menor precio de venta de la gasolina (el precio referencial promedio del carburante bajó 2.5% en el trimestre en su comparación anual), pero también “a una disminución en los volúmenes de venta de estos combustibles debido a la pérdida de mercado dada la entrada de nuevos competidores”.

Entre abril y junio, Pemex comercializó 1.045 millones de barriles de gasolina y diésel (ambos constituyen 75% de las ventas de petrolíferos de la empresa), lo que significó una baja de 7.6 por ciento en comparación con el mismo período del 2018.

Por su parte, los ingresos externos se vieron impactados por una disminución de 10.4% del volumen de exportación de crudo a 1.074 millones de barriles diarios en promedio y una baja de precio de 2.9%, al observarse una cotización promedio de 60.3 dólares por barril del crudo mexicano entre abril y junio pasados.

Bajan ventas, pero no costos

A pesar de que su facturación fue menor, Pemex apenas pudo mantener a raya sus costos de venta, que mostraron una ligera elevación de 2% a 286,519 millones de pesos.

A su interior, los costos de compra de productos para reventa (principalmente combustibles) se redujeron 14% a 134,661 millones de pesos, debido a la menor venta de petrolíferos ya referida.

También a la baja se mostraron los costos que Pemex denomina “Pérdidas no operativas” y que se conforman, explica la petrolera, de pérdidas por el robo de combustible —conocido coloquialmente como huachicoleo.

Este renglón se desplomó 90.6%, al pasar de 9,135 millones a 863 millones de pesos, lo que significó, dijo Pemex, un efecto positivo en sus finanzas por casi 8,300 millones de pesos, mejora que atribuyó a “los avances en la implementación de la estrategia contra el robo de combustibles”.

La caída de ambos rubros de costos (productos para reventa y pérdidas no operativas) fue más que contrarrestada, sin embargo, por un aumento de 31% en el monto de costos incluidos en el reglón denominado “Otros”.

Este último incluye los conceptos de depreciación y amortización, efecto neto por la consolidación de empresas subsidiarias, gastos de operación, impuestos y derechos a la extracción, conservación y mantenimiento, costo neto del periodo de beneficios a empleados, gastos de exploración y variación de inventarios.

La petrolera explicó que este aumento se debió principalmente a un deterioro de activos fijos (pozos, ductos, propiedades, planta y equipo) por 4,443 millones de pesos, cuando entre abril y junio del 2018 se había observado una reversa del deterioro por 23,322 millones de pesos.

Segundo semestre del 2019

Gobierno deberá dar más apoyo a Pemex: Moody’s

En el segundo semestre del año, Petróleos Mexicanos (Pemex) requerirá más apoyo del gobierno para evitar aumentos de su deuda neta, consideró el analista de Moody’s Investors Service, Peter Speer.

Con respecto a los resultados de Pemex en el segundo trimestre del 2019, dados a conocer el viernes pasado, comentó que éstos incluyen un continuo flujo de efectivo libre negativo y el uso de su liquidez disponible, aunque hubo una mejora secuencial con menos flujo de efectivo libre negativo para el primer trimestre.

“Prevemos que Pemex generará flujo de efectivo libre negativo en el segundo semestre del 2019 y que requerirá más apoyo del gobierno para evitar aumentos de su deuda neta”, añadió el especialista de la consultoría internacional de riesgo crediticio.

A junio del 2019, la deuda financiera de la empresa petrolera fue de 2 billones 922 millones de pesos, una reducción de 3.9% respecto de los 2 billones 82,286 millones de pesos contabilizados a junio del año pasado.

En febrero pasado, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció que Pemex en el 2019 tendría ingresos adicionales por más de 100,000 millones de pesos, mismos que provendrían de una capitalización del gobierno federal, alivio fiscal y la monetización de pagarés de algunos pasivos laborales.

Asimismo, para los próximos tres años, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público lanzará un salvavidas financiero por un monto de 269,000 millones de pesos a Pemex (141,000 millones de una inyección de capital y 128,000 millones por alivio fiscal), según se planteó en el Plan de Negocios de la empresa dado a conocer este mes. (Redacción, con información de Notimex)

[email protected]