Petróleos Mexicanos (Pemex) implementó un proyecto de sustitución de combustibles para reducir su impacto ambiental en 830,000 toneladas anuales de CO2 y con ello obtener certificados crediticios (bonos de carbono) en el mercado europeo por 1 millón 660,000 euros (26.5 millones de pesos) antes de que concluya el 2012.

Dicho proyecto, operado por la filial Pemex Refinación, se lleva a cabo en la planta de Salina Cruz, Oaxaca, y consiste en utilizar gas natural en lugar de coque de petróleo en diversos procesos como parte de la estrategia de la paraestatal para mitigar emisiones y obtener los beneficios que el aún vigente Protocolo de Kyoto otorga a las empresas que cumplen con los Acuerdos para combatir el cambio climático.

El gerente de Finanzas de Carbono de la paraestatal, Ignacio Arroyo Kuribreña, dijo dentro de la Expo Green Solutions, organizada por Pro México, que éste es el tercer proyecto de bonos de carbono de Pemex, ya que se tienen registrados dos proyectos más de la filial Exploración y Producción en las terminales de Tres Hermanos y Dos Bocas, Veracruz, que juntas cuentan con la certificación en el mercado europeo por 170,000 toneladas de carbono, que equivalen a 340,000 de euros (5 millones 440,000 pesos).

HAY MÁS POTENCIAL

El funcionario aseguró que Pemex tiene un potencial de proyectos certificables en bonos de carbono por alrededor de dos millones de toneladas anuales que equivaldrían a 4 millones de euros (64 millones de pesos) en caso de certificarse en Europa.

No obstante, Arroyo Kuribreña indicó que deberán buscarse otros caminos debido a la incertidumbre y los bajos precios (hace tres años se manejaba un precio de 15 euros por tonelada de CO2) que azotan a este mercado, que ha emitido el 93% de los bonos de carbono desde su implementación en 1997.

[email protected]