Los consejos de administración de las nuevas subsidiarias de Petróleos Mexicanos (Pemex) Transformación Industrial (TRI) y Exploración y Producción (PEP) aprobaron un plan para conseguir recursos a través del arrendamiento durante alrededor de 15 años de proyectos productivos en el litoral de Tabasco e infraestructura de transformación, transporte y almacenamiento de hidrocarburos de la estatal para el 2016.

Alejandro Martínez Sibaja, titular de TRI, y José Antonio Escalera, director de Exploración de PEP, detallaron en conferencia de prensa que los recursos necesarios para las reconfiguraciones de tres de las refinerías, así como para la instalación de plantas productoras de combustibles de bajo azufre en todo el sistema de refinación, y el desarrollo de proyectos de extracción principalmente en aguas someras, junto con la exploración en aguas profundas, recibirán recursos mediante un esquema de sale and lease back en que terceros podrán invertir para obtener los rendimientos de proyectos que ya producen y que después devolverán a la estatal.

Escalera explicó que para los proyectos exploratorios de PEP esperan conseguir al menos 300 millones de dólares, para lo cual se realizará un avalúo de la infraestructura y su rentabilidad en el litoral de Tabasco, que aporta 16% de la producción petrolera de Pemex.

Activos disponibles

En tanto, Martínez Sibaja explicó que, debido a la caída de los ingresos de Pemex por el bajo precio del petróleo y el recorte presupuestal de 11% que sufrió la empresa en comparación con el año anterior, transformación industrial requiere de recursos externos, por lo que aseguró que 100% de la infraestructura de transporte y almacenamiento de productos de Pemex será susceptible a una monetización, ya sea a través del vehículo financiero Fibra E o del esquema sale and lease back.

Pemex TRI cuenta con seis refinerías, 11 complejos procesadores de gas y cinco petroquímicas, además de 19,200 kilómetros de ductos de transporte de hidrocarburos y 77 terminales de reparto y almacenamiento.

Una parte de los recursos que se obtengan de las capitalizaciones servirá para las tres reconfiguraciones de las refinerías de Salamanca, Salina Cruz y Tula, que permitirán a la empresa reducir hasta en 25% la importación de gasolinas en el 2018, dijo Martínez Sibaja.

El aumento en la producción está en el orden de los 250,000 barriles. Y con esto estaríamos nosotros tratando de reducir las importaciones entre 20% y 25% , aseguró.

Finalmente, en el área de gas, la estatal firmó un memorando de entendimiento de formar una empresa que surtirá la electricidad a varios puestos de control y medición de gas natural, aseveró Martínez Sibaja.

[email protected]

undefined