El fabricante japonés de electrónica Panasonic anunció hoy un plan de reestructuración que incluirá la supresión de 17,000 empleos en el mundo en los próximos dos años para bajar costos y reforzar su competitividad ante sus rivales asiáticos.

Panasonic precisó que los 17,000 despidos se sumarán a los otros 17,650 puestos de trabajo que la empresa ha eliminado desde marzo de 2010, por lo que el gigante prevé suprimir al menos 35,000 empleos hasta marzo de 2013, casi 10% de su fuerza laboral.

El gigante japonés señaló que buscará reducir su fuerza laboral, que en marzo de 2010 llegaba a 385,000, a 350,000 durante los próximos dos años y que ya destinó 110,000 millones de yenes (1,300 millones de dólares) en gastos de reestructuración, reportó la agencia Kyodo.

Este ajuste laboral se enmarca en la voluntad de la compañía de reducir sus costes, de eliminar el exceso de plantilla tras la fusión con Sanyo y de mantener y reforzar la competitividad ante sus rivales asiáticos.

El primer fabricante mundial de televisores de plasma no especificó dónde aplicará los recortes de plantilla, aunque medios japoneses estiman que la mayoría serán fuera de Japón.

El presidente de Panasonic, Fumio Ohtsubo, presentó el plan bienal a los trabajadores con unos recortes que los analistas estimaban inevitables por la reciente adquisición de Sanyo y de Panasonic Electric.

El objetivo de la compañía es conseguir una 'estructura óptima' que le permita aplicar nuevas estrategias de crecimiento, así como reorganizar su personal.

Panasonic anunció el plan de reestructuración coincidiendo con la presentación de objetivos a mediano plazo, tomando en cuenta las tendencias mundiales y los efectos del terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo en Japón.

El gigante japonés en electrónica destacó que desea concentrar sus actividades en tres polos: los productos para el gran público (aparatos digitales, audiovisuales y electrodomésticos), así como los componentes y piezas sueltas.

DOCH