Si alguna marca puede presumir de ser un icono americano ésa es, sin duda, Bud Light. Una lata de Bud, de hecho, es casi tan americana como un mercado libre y abierto en el que las empresas compiten para ofrecer productos de alta calidad a precios bajos.

Pero hoy, el control del mercado de la cerveza en Estados Unidos se concentra en unos pocos grandes fabricantes y a los críticos de la industria les preocupa que tienen suficiente poder para excluir a la competencia. La industria se sometió a la consolidación sustancial en el 2008, cuando la Anheuser-Busch,

fabricante de Bud Light, fue comprada por InBev, una empresa belga. Por la misma época, SABMiller de Londres y Molson Coors de Denver fusionaron sus operaciones en Estados Unidos. Esas dos empresas elaboran otras cervezas americanas populares: Miller y Coors.

Un nuevo análisis económico sugiere que todos estos tratos y decisiones pudieron haber aumentado el precio de las marcas más populares de esas empresas.

NOTICIA: Claves del mayor negocio cervecero del mundo, AB InBev y SABMiller

A finales del 2008, el precio de esas cervezas aumentó considerablemente, de menos de 10 a casi 10.40 dólares por un paquete de 12. No hay una explicación definitiva para esto, pero una teoría es que los MillerCoors recientemente combinados y su rival belga recién conglomerado, llamado Anheuser-Busch

InBev, o ABI, podrían haber coordinado sus precios para cobrar más a los consumidores.

El documento apoya la creciente preocupación de que las industrias altamente concentradas resultan en precios más altos y anticompetitivos , dijo Diana Moss, una economista que aboga por una mayor competencia, como presidenta del Instituto de Defensa de la Competencia de Estados Unidos. Los datos sobre la cerveza no deben ser una sorpresa , dijo. No hay nadie más para inyectar cualquier tipo de competencia al mercado .

ABI es la mayor cervecera del mundo, y en noviembre pasado se completó un acuerdo para comprar la segunda mayor del mundo, SABMiller. El precio es de 108,000 millones de dólares. Juntas, ambas cerveceras controlan 31% del mercado mundial, según la firma de investigación Euromonitor. SABMiller posee una participación en MillerCoors, que produce las cervezas Miller en Estados Unidos.

MillerCoors fue establecida el 30 de junio del 2008. Los precios de las cervezas más populares habían estado disminuyendo gradualmente hasta que, en el verano, dos economistas de las universidades de Georgetown (Nathan Miller) y Drexel (Mateo Weinberg) analizaron una base de datos propietaria de decenas de miles de transacciones en las cajas registradoras de abarroteras y supermercados. Ese otoño, los precios de Miller Lite y Coors Light (ambas elaboradas por la compañía recién fusionada), así como Bud Light (ahora elaborada por su nuevo propietario, ABI) aumentaron 6% al mismo tiempo y se mantuvieron en ese nivel. Las marcas de la competencia (Heineken y Corona) continuaron con bajas en sus precios.

Antes de que Molson Coors y SABMiller se unieran para formar MillerCoors en el 2008, Molson Coors tenía dos plantas en Estados Unidos. Una en Golden, Colorado, y la otra en Elkton, Virginia. Después de la fusión, la empresa combinada podría llenar latas de Coors en cualquiera de la media docena de fábricas de SABMiller en el país.

NOTICIA: Familia Santo Domingo fue clave en acuerdo SABMiller-AB InBev

La fusión debió reducir los costos de envío y mantener fría la cerveza y esto, en teoría, debió disminuir el precio para los consumidores. Nada fue así. Es un rompecabezas sin una solución obvia. Tal vez el precio del diésel se incrementó ese año, por lo que el envío fue más costoso y obligó a las empresas a aumentar los precios. Sin embargo, el combustible caro también habría obligado a Corona y a Heineken a aumentar sus precios, y esas marcas se volvieron progresivamente más baratas.

Supongamos que MillerCoors, inmediatamente después de la fusión, tuvo mala suerte en un contrato para comprar el lúpulo de la temporada 2008, lo que la llevó a aumentar precios. Eso no explicaría por qué los precios también aumentaron para Bud Light en el mismo momento y en la misma cantidad. Y las ideas acerca de un aumento en el costo de producción y envío en el 2008 no pueden explicar por qué los precios de Bud, Miller y Coors dejaron de disminuir como lo habían hecho antes.

Los aumentos de precios que calculamos superan las predicciones de un modelo económico estándar, considerando los cambios en la demanda y las condiciones de costos. Esto es consistente con una colusión tácita entre ABI y MillerCoors, que surge tras la consumación del joint venture MillerCoors , escribieron Miller y Weinberg en respuesta al Post. Como sucede a menudo con los análisis económicos, algunas explicaciones alternativas no se pueden descartar únicamente sobre la base de los datos . ABI y SABMiller han argumentado que su fusión no afectará el mercado, ya que SABMiller venderá antes su negocio en EU.

La participación que tiene SABMiller en MillerCoors irá a Molson Coors, que luego controlará MillerCoors por completo. Después de la venta, ABI será capaz de adquirir a SABMiller sin hacer a la industria cervecera estadounidense menos competitiva, según dicen.

NOTICIA: Fusión SABMiller-AB InBev, la tercera más importante de la historia

Este arreglo sugiere que ABI pudo aprender de su última fusión, cuando adquirió Grupo Modelo. Antes de que ABI comprara esa compañía, los reguladores federales exigieron que Grupo Modelo vendiera su negocio en EU. Para forzar a Grupo Modelo a cumplir, el Departamento de Justicia presentó una demanda contra ABI, donde alegaba que el acuerdo daría lugar a la concentración ilegal y que las empresas ya estaban coordinando sus precios. Según la denuncia, ABI decidiría sobre los precios regionales para el próximo año.

MillerCoors podría seguir su ejemplo, en lugar de competir con su rival mediante la reducción de sus precios aunque no había evidencia de un acuerdo explícito para fijar el precio.

Ese caso fue resuelto cuando Grupo Modelo se deshizo de sus operaciones en Estados Unidos, y la adquisición procedió. Defendiendo su más reciente propuesta de fusión, representantes de ABI también argumentan que la cerveza es un mercado competitivo.

Las cervezas artesanales están creciendo rápidamente, y la industria de la cerveza frente a la competencia es cada vez mayor , dijo João Castro Neves, presidente de ABI para América del Norte. Sin embargo, los hallazgos de Weinberg y Miller no proporcionan evidencia de que los consumidores paguen menos debido a la competencia de otras firmas. SABMiller y ABI fueron capaces de mantener el aumento de sus precios tras la creación de MillerCoors.

Max Ehrenfreund escribe en Wonkblog.

abr