Jesús Seade, propuesto por el virtual presidente electo de México para ser jefe negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), planteó la posibilidad de que ese acuerdo comercial se pueda dividir en pactos bilaterales, aunque se pronunció por que preferentemente se mantenga en su forma trilateral.

“(Sería) muy costoso tronar el TLCAN”, dijo Seade en una entrevista con la cadena CNN. “Si es necesario, añadió, “también es posible” llegar a acuerdos bilaterales por separado con Canadá y Estados Unidos, aunque sería “mucho más deseable el trilateral”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso a Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México, una renegociación rápida del TLCAN, advirtiendo que, de lo contrario, buscará otro camino.

“Considero que una renegociación exitosa del Tratado de Libre Comercio de América del Norte nos guiará a aún más empleos y mejor pagados para los empleados mexicanos y estadounidenses que tan duro trabajan —pero sólo si lo podemos hacer rápido, pues de otra manera tendré que elegir un camino muy distinto al presente. Lo anterior no es mi preferencia, pero sería mucho más redituable para los Estados Unidos y sus contribuyentes”, le dijo Trump a López Obrador en una carta.

Seade afirmó al respecto que “el pueblo mexicano no debe funcionar bajo amenazas” y planteó que el equipo negociador “debe llegar a una negociación exitosa”, acotando que “no es tan grave” si no se firma un nuevo acuerdo antes del cambio de poder en México y las elecciones intermedias en Estados Unidos. Trump ha hecho de la renegociación del TLCAN una prioridad inicial prominente de su gobierno. Lo ha considerado como el “peor acuerdo comercial” y ha declarado que puede tratar de retirar a Estados Unidos del mismo. Sus críticas las ha centrado en el déficit comercial de su país.

López Obrador ha dicho que quiere alcanzar un TLCAN modernizado, pero que si Estados Unidos decide salirse de ese acuerdo comercial, esto no debería ser una “fatalidad” para México.

“Yo voy a plantear que se mantenga el Tratado, pero no puede convertirse en una fatalidad para los mexicanos (la cancelación del TLCAN)”. Nuestro país tiene muchos recursos naturales, muchas riquezas, tiene un pueblo trabajador. Lo único que hace falta, (pero) va a haber muy pronto, es un buen gobierno”, dijo el pasado 12 de junio. Los comentarios de Seade se dieron mientras los gobiernos de México y Canadá pidieron a Estados Unidos mantener el TLCAN en su carácter de trilateral.

Esta posición la sostuvieron públicamente tras una reunión entre la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo, en la Ciudad de México.

México y Brasil agilizarán negociación del nuevo ACE 53

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Brasil, Michel Temer, pidieron a sus respectivos secretarios de Comercio reimpulsar las negociaciones del Acuerdo de Complementación Económica No. 53 (ACE 53), con el cual ampliarían la apertura de sus flujos comerciales, de servicios e inversiones.

El ACE 53 comprende la apertura en el comercio de productos agrícolas e industriales, pero no abarca la eliminación de aranceles en el total de los intercambios comerciales, o una aproximación a ello, como ocurre con un TLC.

Se espera que las negociaciones se reactiven en las próximas semanas, luego de un impasse propiciado por los procesos de nuevas aperturas que ha emprendido México respecto al TLCAN, el TLCUEM y el CPTPP.

El presidente Temer dijo el martes a la prensa brasileña que habrá “negociaciones a partir de agosto, después de las discusiones entre México, Canadá y EU, para que podamos conversar más objetivamente entre los países”, comentó tras participar en la XIII Cumbre de la Alianza del Pacífico, celebrada en Puerto Vallarta, Jalisco.

La actualización del ACE 53 aumentaría el número de productos con preferencias arancelarias, de los actuales 792 a poco más de 3,000.

En febrero, en la Ciudad de México, se llevó a cabo la novena ronda de negociaciones para la ampliación de este acuerdo. Las partes han avanzado en acceso a mercados, reglas de origen, medidas sanitarias y fitosanitarias, obstáculos técnicos al comercio, servicios, solución de controversias, compras públicas, coherencia regulatoria y facilitación del comercio.

México y Brasil han tenido intentos frustrados para pactar un TLC desde 1997. Por años, la desconfianza mutua y el potencial de beneficios bilaterales han sido sopesados una y otra vez.

rmorales@eleconomista.com.mx