La Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) informó que sólo cinco de los 21 parques eólicos ubicados en Oaxaca y Chiapas han reiniciado operaciones tras el sismo del 7 de septiembre pasado, y se preparan para comenzar a operar ocho parques más en los próximos días, ya que octubre es la temporada de vientos en el Istmo de Tehuantepec.

Los parques donde se ha reiniciado la operación de las instalaciones son: Eurus, con tecnología de Acciona y con 212 megawatts; Bii Nee Stipa, de Gamesa y con 26 megas; La Venta II, también de Gamesa, con 83 megawatts; Bii Stinu, de 164 megas, también de Gamesa, y el parque Arriaga, que con 28 megawatts es el único en Chiapas, con tecnología Vestas para Grupo Salinas.

Las empresas eólicas que forman parte de esta asociación realizaron una conferencia de prensa en Juchitán, para informar sobre los daños ocasionados en su infraestructura, así como el trabajo de apoyo que realizan en las comunidades afectadas, en compañía de José Luis Calvo Ziga, secretario de Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable de Oaxaca.

Hemos trabajado, desde el primer momento, tanto para apoyar a los damnificados con productos de primera necesidad, como para restablecer la normalidad de nuestros parques, los cuales estarán listos para la temporada de fuertes vientos que inicia a partir de octubre afirmó Leopoldo Rodríguez, presidente de la AMDEE.

El directivo señaló que eólicos con el Istmo se han sumado a los trabajos de ayuda humanitaria en seis municipios de la región, donde el reparto de alimentos ha sido mayor a 78,000 kilogramos, 122,000 litros de agua, más de 10,000 despensas para familias de las comunidades afectadas, 22 brigadas, 80 centros de acopio, cuatro campañas de ayuda para atención psicológica, de seguridad, remoción de escombros; así como con el apoyo de 103 voluntarios conformados por especialistas y colaboradores.

kgarcia@eleconomista.com.mx