El departamento estadounidense de Justicia multó a la gigante constructora brasileña Odebrecht por 2,600 millones de dólares por el pago de sobornos a funcionarios oficiales en diversos países del mundo.

Las autoridades estadounidenses también multaron a la petroquímica brasileña Braskem SA con 632 millones de dólares. De acuerdo con el Departamento de Justicia, las dos empresas se declararon culpables y acordaron el pago de las multas.

Fiscales de Estados Unidos y Suiza habían estado negociando en conjunto con Odebrecht y Braskem acuerdos de clemencia por su participación en la operación "Lava-Jato", una trama de sobornos políticos alrededor de la petrolera estatal Petrobras.