El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), José Eduardo Correa Abreu, respaldó la construcción de la autopista urbana de conexión a Querétaro, Toluca y Cuernavaca con recursos privados.

En una reunión con el secretario de Obras y Servicios del Distrito Federal, Fernando Aboitiz Saro, el presidente de la CMIC consideró que sólo con esquemas de construcción de este tipo se podrá consolidar la infraestructura vial que necesita la ciudad de México.

Correa Abreu agregó que la crisis económica provoca la falta de recursos públicos para realizar las obras y por ello es importante la decisión del Gobierno del Distrito Federal para utilizar recursos de la iniciativa privada, a fin de llevar a cabo la obra vial.

Destacó que el gremio de la construcción ha sido de los más afectados por la situación económica, por lo cual la política adoptada por la administración local de mantener un alto ritmo de construcción y la autopista urbana implicará un beneficio por la creación de miles de empleos.

Tras la firma de dos convenios entre la CMIC y la Secretaría de Obras sobre capacitación y para alentar esquemas de validación empresarial, Fernando Aboitiz señaló que las licitaciones de los segundos pisos de Periférico van en tiempo y forma, por lo que la construcción iniciará en agosto.

Destacó que con la construcción de la autopista urbana se generará una derrama financiera de 30,000 millones pesos que fortalecerá diversos sectores de la economía y resaltó la importancia de esa obra, ya que generará una contraprestación y será dirigida al transporte público.

Aboitiz Saro recordó que esta obra solucionará conflictos viales y aumentará la calidad de vida de los habitantes de la capital, así como ayudará para reactivar la economía y la generación de más de 65 mil empleos directos e indirectos.

apr