El cumplimiento de las obligaciones que trae la nueva ley de Teletrabajo —pago de herramientas de trabajo, luz e internet— puede repercutir en incrementos en el salario con un efecto a la alza en las prestaciones impactando de manera negativa en el costo laboral, de ahí que cada empresa debe considerar utilizarlo como previsión social.

Así lo expusieron expertos fiscales y laborales en el webinar “El ABC de la Reforma en materia de Teletrabajo”, quienes consideraron que el monto de 300 pesos que en promedio pudiera significar dicho costo, puede entregarse como parte de la previsión social “en efectivo le quitas el bien fungible además de que puede ser deducible para el patrón”, dijo Alberto Miranda, socio Fiscal y Legal de Deloitte.

Miranda añadió que “ahora todos convertimos una parte de la casa en oficina, estas herramientas de trabajo derivadas del teletrabajo no son ingresos. La LFT obliga a hacer estos pagos para el teletrabajo más todas las prestaciones, por ellos ya tiene todos los requisitos para poder hacerlo deducible con la misma ley que deducen el aguinaldo pueden hacerlo para la entrega de insumos”.

En tanto, Germán de la Garza de Vecchi, líder legal de Servicios de Deloitte, comentó que “en términos generales debe existir un contrato, no puede ser vista como actividad ajena a la Ley Federal del Trabajo y deberá ir de acuerdo con la ley, con jornadas de trabajo. Algo innovador es el derecho a la desconexión que implica que una vez concluida la jornada no tiene obligación de contestar correos, llamadas y es un derecho de la vida moderna para garantizar la calidad de vida de los trabajadores”.

Comentó que “debe cuidarse de no entregar efectivo a los trabajadores al depositarlo en las cuentas de las nóminas, se podría usar como alza de salarios e incrementarían las demás prestaciones”.