El presidente de la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), Sergio Allard, estimó que la movilización de 62 millones de pasajeros en el primer año de operaciones del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) podría generar ingresos por 2,300 millones de dólares y la mitad de ellos se destinaría a pagos de deuda contraída para construcción, programas sociales y gasto público.

Como beneficio adicional, con dichos recursos se podría detonar un nuevo clúster aeronáutico o espacial (como los de Querétaro o Chihuahua) que también colabore en el desarrollo social de la zona aledaña a Texcoco.

Por los efectos sociales y económicos que va a generar la infraestructura, dijo, para sus afiliados su continuidad no ha estado a discusión, porque se tiene claro que es la única opción de mejorar la competitividad del país.

Durante su participación en el Foro del transporte aéreo, explicó que los ingresos que podría captar la terminal fueron estimados por el pago de tarifa de uso aeroportuario, 35 dólares en promedio y que correspondería a la mitad de los pasajeros atendidos, además de otros servicios y los ingresos comerciales que tenga la terminal.

Su punto de comparación está basado en una eficiencia operativa similar a la de los grupos aeroportuarios privados, cuya rentabilidad es “mucho mayor” a la de las aerolíneas.

En su participación, Allard reiteró que la decisión de iniciar la construcción del NAIM fue totalmente técnica, cuya discusión inició hace más de 20 años y no tienen nada que ver las cuestiones políticas.

Hay que enfocarse en la construcción

Por su parte, el vicepresidente regional de las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, Peter Cerda, consideró que antes de pensar en el tema de concesionar el NAIM, en la etapa que sea, se debe tener como objetivo único concluir su construcción para atender a la brevedad el crecimiento de la aviación en el país. “El gobierno federal debe enfocarse en seguir su plan de trabajo para que se pueda concluir en el tiempo planeado (2020)”.

El representante de las aerolíneas manifestó que se ha reunido con los candidatos a la Presidencia de la República (con excepción de Andrés Manuel López Obrador, con quien desea hacerlo pronto), para detallar los beneficios del nuevo aeropuerto para el centro del país. Mencionó que, debido a la complejidad de la construcción, podrían ampliarse los tiempos para su inauguración, lo que no debe causar mayor complicación, pero debe ser un periodo “respetable” para que no se inhiba el desarrollo de la industria.

Cerda también alertó de que cualquier proceso de concesión aeroportuario debe ser totalmente transparente y con la debida participación del sector privado para evitar fracasos, como ya han llegado a ocurrir. Desde su perspectiva, un aeropuerto no es una vaca lechera y se le debe dar la importancia que tiene en su construcción, operación y mantenimiento.

Reiteran rentabilidad para el gobierno

Concesionar el NAIM, viable al terminar la obra: SCT

La subsecretaria de Turismo, Yuriria Mascott, consideró que la concesión del NAIM será factible únicamente cuando esté concluido y operando, porque se tienen que analizar diferentes temas, entre ellos los beneficios económicos que va a generar.

“¿Por qué dar ahora esa gran rentabilidad que tiene para el gobierno a un tercero?”, se preguntó luego de participar en el Foro del Transporte Aéreo.

La funcionaria explicó que si no se tuviera el control federal de la terminal actual y la fuerza para haber iniciado la construcción, no hubiera sido posible hablar del desarrollo regional que se va a generar, como resultado de las obras que están en marcha.

“Debemos recordar que el NAIM es un aeropuerto autofinanciable, donde se han contratado a varias empresas. Ya tenemos 70% licitado y adjudicado. Si se llegara a cancelar, las pérdidas serían enormes, no sólo por la parte económica, por los pagos de obra no realizados, sino por la falta de conectividad que habría”, indicó.

Previamente, Mascott recordó que el PIB de la industria aérea ha crecido más de 50% en los últimos años, los precios de los boletos se han mantenido estables y la inversión público-privada en infraestructura aeroportuaria suma ya 81,300 millones de pesos. Al inaugurar el encuentro, también mencionó que la aviación nacional atraviesa por uno de sus mejores momentos y el año pasado se transportaron 90 millones de pasajeros y 806,000 toneladas de carga. (Alejandro de la Rosa)

[email protected]