Aplicar un impuesto de ajuste fronterizo en Estados Unidos (EU) elevaría hasta 15% los precios al consumidor en ese país, afirmó la Federación Nacional de Comercio Minorista de ese país (NRF, por su sigla en inglés).

El tributo es parte de una propuesta fiscal integral de los legisladores republicanos que plantea reducir la tasa de impuesto corporativo de 35 a 20%, a la vez que crea un impuesto fronterizo sobre bienes importados al impedir la deducción de su costo a los comerciantes minoristas.

Eso significa que las minoristas pagarían un impuesto equivalente casi al precio íntegro de venta de la mercancía importada, en vez de pagar únicamente el impuesto por sus ganancias , dijo la NRF en un comunicado.

El tributo, también conocido como Tasa de Ajuste Fronterizo (BAT, por su sigla en inglés), fue diseñado por el presidente de la Cámara Baja en EU, el republicano Paul Ryan, y aunque el presidente estadounidense Donald Trump no lo respaldó en inicio, la semana pasada lo reconsideró como una posibilidad para corregir el déficit comercial con países como México. Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, puntualizó que el impuesto sería de 20% y su recaudación serviría para financiar el muro fronterizo entre México y EU que Trump quiere construir con cargo a su vecino.

Tras las duras críticas al plan, Spicer matizaría después diciendo que la tasa es sólo una alternativa entre otras evaluadas para conseguir recursos para la valla, que congresistas republicanos han valuado en 15,000 millones de dólares.

Un análisis de la NRF indica que el impuesto propuesto elevaría costos, erosionaría ganancias y sus beneficios serían menores que los de una menor tasa de impuesto corporativa , explicó la NRF.

Quienes apoyan el impuesto aducen que compensa con el encarecimiento del dólar, lo cual abarata las importaciones, pero economistas como el director del Banco de la Reserva Federal de Nueva York no son optimistas al respecto.

No soy del punto de vista de que el precio de las importaciones se elevará 10% y el dólar se apreciará en esa misma medida , dijo William Dudley hace unos días en un evento de la NRF, en el que llamó a la tasa fronteriza un experimento riesgoso para la economía estadounidense .

(El impuesto fronterizo) requeriría un incremento de precios de 15% para preservar la rentabilidad creando, efectivamente, un nuevo impuesto que pagarían los consumidores , añadió la NRF.

[email protected]