Los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron establecer un consejo de cooperación de alto nivel en materia de regulación, para homologar reglas de fabricación y certificación de productos que faciliten el comercio internacional, informó el embajador Carlos Pascual.

Al presentar en conferencia de prensa una revisión del encuentro entre los presidentes Barack Obama y Felipe Calderón en Washington, el diplomático estadunidense señaló que además se determinó crear un consejo ejecutivo que analizará en unos 24 meses la posibilidad de establecer centros de cargo multimodales en ambos países.

Lo anterior, comentó, para revisar las cargas de mercancía a fin de facilitar su paso por las fronteras y con ello reducir costos de operación.

El embajador de Estados Unidos en México explicó que la idea es facilitar el paso de las mercancías por las fronteras porque los embarques serían revisados en los puntos de origen dentro del territorio de México o de Estados Unidos por personal especializado para evitar demora en las revisiones en la frontera.

Para ello, el consejo ejecutivo que se formará revisará la posibilidad de que agentes aduanales de México y Estados Unidos participen en las revisiones que se hagan en el interior de cada país, es decir, que aduaneros de México trabajarían en Estados Unidos y viceversa.

La idea es que las mercancías vayan revisadas y los embarques sellados de manera electrónica para garantizar que se trata de comercio seguro, legal y aceptable para ambos países y con ello reducir los tiempos de entrega, resaltó.

Consejo de regulación

Respecto al consejo de regulación explicó que se trata de adoptar medidas regulatorias iguales en ambos países para la fabricación e inspección de cualquier mercancía, desde carne procesada hasta productos de la industria aeroespacial.

Con ello, dijo, se garantizará que desde el momento en que se fabriquen los productos en cualquiera de las dos naciones, éstos cumplan con las mismas reglas y pueden exportarse sin mayor dificultad y sin necesidad de dobles inspecciones.

El diplomático señaló que la idea es elevar la competitividad y facilitar el tránsito de personas y mercancías a través de una frontera segura y crear un corredor seguro de transporte entre ambas naciones.

Detalló que durante el encuentro de los presidentes se habló también de los proyectos del Banco de Importación y Exportaciones de los Estados Unidos que llegarán por primera vez en la historia a 10,000 millones de dólares para financiar proyectos de Petróleos Mexicanos (Pemex), de infraestructura y de energías renovables.

En el tema ambiental, el presidente Barack Obama ofreció el apoyo de su país a su homólogo Felipe Calderón para que México presida la Reunión de Cambio Climático a realizarse en los primeros días de diciembre en Cancún, comentó Carlos Pascual.

También se acordó trabajar en la creación de un mercado de energía renovable en la frontera y adelantó que en junio y julio habrá visitas recíprocas de expertos en la materia en Estados Unidos y México.

Sobre el tema del petróleo, el embajador informó que los presidentes acordaron extender la moratoria en el acuerdo sobre extracción de petróleo en la zona del Golfo de México denominada polígono occidental.

Seguridad

Respecto a la estrategia de seguridad confirmó que el gobierno norteamericano adelantará para octubre la entrega de tres helicópteros Black Hawk para la Policía Federal y dos helicópteros Bell para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En tanto, se adelantará para septiembre del próximo año la entrega de otros tres helicópteros Black Hawk para la Secretaría de Marina y durante el último trimestre del próximo año la entrega de cuatro aviones caza para la Sedena.

Ley Arizona

Sobre el tema migratorio, Carlos Pacual detalló que los presidentes compartieron la preocupación sobre lo ocurrido en Arizona. El presidente Obama dijo que el gobierno de Estados Unidos estudia si la ley viola los derechos civiles o significa que el gobierno local usurpa las funciones del gobierno federal estadunidense.

Por otro lado, en cuanto a la instrumentación de una profunda reforma migratoria, las prioridades del gobierno de Estados Unidos son mantener la frontera en orden, evitar que las empresas contraten trabajadores ilegales y buscar mecanismos para regularizar a ilegales que ya viven en ese país.

En todo caso, puntualizó, la reforma todavía implica tiempo porque se requiere el consenso de ambos partidos en el congreso norteamericano y por lo tanto parece difícil sacarlo adelante.

apr