Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, y Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, se volverán a reunir la próxima semana para avanzar en los temas más polémicos de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), llamados píldoras venenosas.

Será entonces la cuarta semana seguida en que los dos funcionarios se enfocarán en la nueva redacción de ese acuerdo comercial en Washington, DC, con la fecha del 16 de agosto marcando un año del inicio de este proceso negociador en esa misma ciudad.

Guajardo, quien se reunió este miércoles y jueves con Lighthizer, comentó que “posiblemente” Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, podría participar la próxima semana en las conversaciones, una vez que Estados Unidos y México concluyeran sus asuntos bilaterales.

“Pero tenemos que asegurarnos de que los acuerdos bilaterales entre Estados Unidos y México se hagan”, destacó.

Entre los temas tratados o programados están el capítulo laboral, los mecanismos de solución de controversias y las reglas de origen del sector automotriz.

De acuerdo con medios estadounidenses y fuentes consultadas, Guajardo y Lighthizer tratarán de conciliar posiciones en aspectos como el capítulo laboral, con la inclusión de un anexo especial donde se establezcan las mejoras que México se comprometerá a cumplir sobre sus derechos en la materia y procedimientos destinados a prevenir la formación de los llamados contratos de protección laboral.

Se denomina contrato de protección al contrato colectivo firmado por el patrón con un sindicato a espaldas de los trabajadores, intercambiando dinero y prebendas de diverso tipo para conseguir discrecionalidad en el manejo de las relaciones laborales.

También se espera que traten el mecanismo de solución de controversias inversionista-Estado y que avancen en las reglas de origen del sector automotriz, ligadas con un componente salarial.

Jesús Seade, jefe negociador del TLCAN del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien acompaña en las negociaciones a Guajardo, dijo que llegó el tiempo de abortar la cláusula sunset, una propuesta de Estados Unidos que plantea terminar automáticamente el tratado cada quinquenio, a menos que los tres países acordaran antes renovarlo.

Las concesiones en estos puntos están interconectadas. Juan Antonio Dorantes, especialista en comercio exterior de la firma de Aguilera & Loera, explicó que la modificación en un corchete (un punto específico de la negociación no concluido) puede implicar la modificación de otro corchete. El balance total, por tanto, depende de la integridad de las ofertas y peticiones.

El término de píldoras de veneno fue acuñado por Thomas Donohue, presidente y director ejecutivo de la Cámara Americana de Comercio de Estados Unidos, en un mensaje que dio en la Ciudad de México en octubre del 2017.

Estados Unidos tiene otras propuestas poco ortodoxas como la pretensión de recortar el acceso a productos textiles y agropecuarios mexicanos en el mercado estadounidense.

“No es que (el tema de la cláusula sunset) esté problemático. No se ha visto. Estamos empezando poco a poco para discutir cómo abordarlo y otras cuestiones. Estamos llegando al hueso”, dijo Seade a principios de esta semana.

“Las cláusulas de revisión, como cualquier instrumento, son discutidas sobre la base de las necesidades, de manera que tenemos que discutir las necesidades y cómo abordarlas. No ha habido progreso y no puedo especular”, añadió.

Al margen de los temas de nueva generación a incluirse en el TLCAN, como las regulaciones contra la corrupción, de fomento a las pequeñas y medianas empresas, sobre comercio digital y empresas del Estado, gran parte de los mayores cambios a ese tratado han sido demandados por el gobierno del presidente Donald Trump en detrimento de México o Canadá o de ambos.

Canadá es fundamental para destrabar temas álgidos: Concanaco

Los equipos de negociación de México y Estados Unidos lograron avances importantes este jueves; sin embargo, Canadá será un actor principal para destrabar los cinco temas álgidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) 2.0, que podría integrarse a partir de la siguiente semana, afirmó José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicio y Turismo (Concanaco Servytur).

Precisó que los temas de reglas de origen, sunset, estacionalidad de perecederos, solución de controversias (capítulo 19) y los temas de la industria automotriz no tendrán un arreglo hasta en tanto estén todos los puntos cerrados y se integre a Canadá, para alcanzar el acuerdo en principio. “Los puntos que faltan tienen que ir de la mano, no se pueden resolver de manera aislada o condicionada ni tampoco considerar una condición para aceptar otro”, expresó a El Economista.

Sostuvo que “son 20 temas que ya quedaron concluidos y cinco que no tienen problemas técnicos sino sólo de definición y las de controversia otras cinco. (Pero) se requiere de la flexibilidad del gobierno estadounidense, porque siempre se planteó México que no se puede ceder en un punto donde se puede ver afectada la industria mexicana, en este caso a la automotriz”. En entrevista, el presidente de la Concanaco dijo que la ministra canadiense, Chrystia Freeland, se sumaría a la negociación trilateral del 13 al 15 de agosto.

De acuerdo con el reporte que se entregó desde Washington, los temas con avance son: eficiencia energética, tecnología de la información y comunicación, productos químicos, patentes, farmacéuticos, dispositivos médicos, éstos ya están prácticamente concluidos, además de compras de gobierno, empresas del estado, textiles, medio ambiente, servicios financieros, comercio transfronterizo y digital. El integrante del Cuarto de Junto del sector empresarial comentó que este avance aún no es una muestra de satisfacción, porque ésa “la tendremos cuando el acuerdo sea firmado y haya un acuerdo en general, pero falta por definir”.

Tal vez contribuirá a la negociación la incorporación de la ministra canadiense, porque es un asunto trilateral y los avances que se han tenido entre México y Canadá son en los que no había controversias con Canadá. (Lilia González)