El costo salarial de China dejó de ser competencia para México, situación que permite al país seguir ganando un mayor terreno en el mercado de Estados Unidos, sobre todo en los últimos cuatro años, consideró BBVA Research.

El economista en jefe para México de BBVA, Adolfo Albo Márquez, precisó que el costo de la mano de obra es el componente más importante en la estructura de costos de producción en la industria manufacturera y sobre todo en servicios.

Comparativamente, subrayó, México y China emparejan los costos salariales, ya que mientras en 1999 el ingreso mensual nominal de un trabajador chino era de alrededor de 80 dólares y el del mexicano ascendía a 250 dólares, pero para el año 2009 esta brecha se redujo a 380 y 375 dólares en promedio, respectivamente.

En conferencia destacó que otro factor que juega a favor de México es la calidad y la fiabilidad de la mano de obra, por sus estándares de calidad y cumplimiento de las reglas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), donde China aún está lejos.

Comentó que respecto a China, la ubicación geográfica de México es otro punto estratégico para elevar su atractivo para invertir en el país, dados los elevados costos de transporte, no obstante, que el país aún muestra rezagos en infraestructura con relación a grandes competidores internacionales, aunque muestra una posición intermedia y en mejora.

La proximidad de México a los Estados Unidos también significa una menor dependencia de los puertos estadounidenses saturados, entrega oportuna y tiempos de respuesta adecuados para satisfacer los nuevos pedidos.

El especialista señaló que además de la combinación de ambos elementos distintivos, deben agregarse las ventajas arancelarias del TLCAN, que hacen a México un destino muy atractivo.

De hecho, refirió, muchas empresas de Asia han encontrado atractivo invertir en el país, cuando el destino de sus productos es el mercado de Norteamérica, al ofrecer el programa de maquiladoras que hace posible que las empresas fabriquen componentes y materiales libres de impuestos, lo que a su vez pueden ser exportados para su venta a Estados Unidos y otros países.

Detalló que en 2011, México incrementó su participación en las importaciones manufactureras de Estados Unidos a 12% desde 10.4% en 2008, compitiendo con Canadá por la segunda posición como socios comerciales dentro de las importaciones manufactureras al vecino país.

Agregó que la penetración de México en las importaciones de Estados Unidos es creciente en bienes duraderos, al pasar de 12.9% en 2008 a 15.4% en 2011, en particular en equipo de transporte (vehículos automotores y sus partes) que pasó de 17.2 a 22.7% en el mismo lapso.

Sin embargo en el grupo de electrónicos y computadoras los resultados fueron más modestos (de 14.6 a 14.8% en el periodo referido), mientras que en bienes no duraderos la penetración en el mercado estadounidense es baja y en el período de análisis aumentó muy poco: de 4.9 a 5.2 por ciento.

apr