China, México y Corea del Sur se ubicaron como los países con mayores crecimientos en sus exportaciones de tecnologías avanzadas a Estados Unidos de enero a mayo de 2021, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio.

China exportó productos de esta categoría por un valor de 54,994 millones de dólares, un alza de 29.9% interanual, a pesar de tener fricciones comerciales en materia tecnológica con Estados Unidos.

En ese mismo periodo y a tasa interanual, las ventas de México fueron por 25,715 millones de dólares, un avance de 17.8 por ciento.

Aproximadamente 500 de los 22,000 códigos de clasificación arancelaria se utilizan para informar el comercio de mercancías de los Estados Unidos que se identifican como “tecnología avanzada”. Estos códigos corresponden a productos cuya tecnología proviene de un campo de alta tecnología reconocido (por ejemplo, biotecnología), representan tecnología de punta en ese campo y constituyen una parte importante de todos los artículos incluidos en el código de clasificación seleccionado.

De todo el mundo, las importaciones estadounidenses de estos productos subieron 12.8% de enero a mayo de 2021, a 207,788 millones de dólares.

Corea del Sur tuvo un crecimiento mayor que el de México (25.5%), pero un volumen mucho menor (6,223 millones de dólares).

Por su parte, la Unión Europea exportó estas mercancías por un valor de 40,896 millones de dólares, una baja interanual de 1.7 por ciento.

También Canadá (4,943 millones de dólares) y Japón (6,672 millones de dólares) reportaron contracciones interanuales, de 9.5 y 7.5%, respectivamente.

La canasta de este tipo de productos incluye materiales avanzados, electrónicos, aeroespaciales, biotecnológicos, manufacturas flexibles, de la información y comunicación, de ciencias de la vida, tecnología nuclear, armas y optoelectrónicos.

En 2020, las entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) a México se concentraron en la manufactura (41% de la IED total): las actividades relacionadas con la industria automotriz, que captaron casi la mitad de las entradas al sector industrial, disminuyeron 29% debido a la menor producción mundial, mientras que la fabricación de computadoras y los componentes electrónicos (50%), así como la maquinaria y el equipo (113%) registraron aumentos positivos en respuesta a los picos de la demanda de Estados Unidos.

Por ejemplo, de acuerdo con un informe de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), las entradas de IED a México en la producción de equipos y suministros médicos ascendieron a 132 millones de dólares durante los primeros tres trimestres del año pasado, 20% más que en el mismo período de 2019, debido a una mayor demanda de suministros relacionados con Covid-19.

Esto es todavía pequeño con respecto a los flujos totales al país, pero se espera que crezca, como se refleja en un aumento de 50% en el valor de los proyectos anunciados para producir dispositivos médicos. Becton Dickinson (Estados Unidos) invirtió 9 millones de dólares en una nueva planta en el estado de Sonora para ampliar su ensamblaje de equipos de infusión.

roberto.morales@eleconomista.mx