México contribuye apenas con 1% de las transacciones de negocios renovables en la región de Norteamérica, de acuerdo con el reporte de PricewaterhouseCoopers acerca del valor de mercado de los negocios renovables en el mundo.

El estudio El futuro de las fusiones y adquisiciones en el Sector Energético del 2011, realizado por la consultora, explica que en esta región se realizaron transacciones por 12,390 millones de dólares, de los cuales 76%, 9,400 millones, se dio en Estados Unidos; mientras 22%, 2,500 millones, en Canadá, y sólo 1% regional, 148 millones de dólares, fue transacción hecha en México.

Además, a nivel mundial sólo aportó 0.27% del total de las transacciones como adquisiciones, construcciones y arranques de operación de empresas de eficiencia energética, biocombustibles, biomasa, geotermia, hidroeléctrica, solar y eólica.

REGULACIÓN NO AYUDA

Isabel Studer, directora del Centro de Sostenibilidad y Negocios EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, atribuye el enorme rezago a la falta de un marco regulatorio suficientemente atractivo para inversionistas, que se acrecenta con los incentivos a la generación de energía a través de recursos fósiles y carencia de capital tecnológico y humano en el país, principalmente.

La falta de un marco regulatorio es el principal obstáculo para el desarrollo de las energías renovables , dijo a El Economista, la mayoría de los proyectos de energía renovable en México son proyectos eólicos, en gran parte de autoabastecimiento, que se han podido desarrollar por regulaciones específicas de la Comisión Reguladora de Energía y permiten la participación del sector privado para auto consumo, pero a partir de arreglos complicados: un desarrollador y un comprador de la energía por contratos de 15 a 20 años .

Y es que a pesar de que en el 2008 se aprobó y en el 2012 se reformó la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética, las energías renovables siguen estando sujetas a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica y un problema gravísimo que no ocurre en resto del mundo es que la Constitución mexicana no hace referencia a que las renovables sean propiedad de la nación, aseveró la especialista.

[email protected]