A partir de abril, México endurecerá la política arancelaria contra Estados Unidos, por lo que ya se integra un nuevo paquete de productos estadounidenses de impacto económico que presione a los legisladores norteamericanos a que aprueben el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, así como la eliminación de la medida 232 al acero.

Al comparecer ante el Senado de la República, Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, explicó que se define una nueva lista de productos que son importados de Estados Unidos y tendrán un impuesto desde 7 a 25%, que obligarán a que tanto los gobernadores como empresarios cabildeen con sus congresistas a eliminar las represalias y se vote el acuerdo trilateral.

“Estamos haciendo una evaluación de los productos que consideramos que deben estar en esta lista de represalias y sí consideramos que podemos ajustar algunos productos para responder a algunos de los nuevos representantes que están en el Congreso de los Estados Unidos”, afirmó la funcionaria.

Dicha estrategia llevaría implícita la eliminación de aranceles de 25% que aplica el gobierno de Donald Trump al acero mexicano, bajo el supuesto argumento de que las importaciones de México atentan contra la seguridad nacional de ese país.

“Se ha dicho que antes de que puedan considerar el acuerdo México, Estados Unidos, Canadá en el Congreso para votación, se debe eliminar esta medida, porque es contraria a la integración productiva”, expresó.

Luz María de la Mora informó a los senadores que se incluyen a la lista de represalias productos diferentes al acero porque “sabemos que una coalición política es importante para poder considerar la eliminación de la sección 232, pues la aplicación de esta medida es una decisión política, no es una decisión económica en Estados Unidos”.

En presencia de Gustavo Madero, presidente de la Comisión de Economía de la Cámara Alta, la funcionaria dijo que el gobierno de Andrés Manuel López retomará la medida de represalias comerciales contra EU, como una acción de sumar esfuerzos a eliminar los aranceles a las importaciones de acero mexicano, cuando es un acto injustificado por parte de la Casa Blanca.

“La administración anterior (de Enrique Peña Nieto) adoptó una lista de represalias equivalentes a lo que ya mencionaba el subsecretario Ernesto Acevedo, que más o menos suma 3,000 millones de dólares, equivalente al daño que nos ha ocasionado esta medida. Se adoptó una lista de productos a los que se les está aplicando un arancel de 25% para 50 fracciones del acero, 10% para una fracción de aluminio, y 20 fracciones en otros productos, entre los cuales están algunos del sector agrícola y otros productos industriales con aranceles que van entre 7 y 25%”, argumentó.