La participación de México en las importaciones de mercancías de Estados Unidos rompió récord en el 2014, al llegar a 12.5%, una décima de punto porcentual más frente al año previo.

Esto fue posible aun cuando la porción mexicana en las compras externas de petróleo de Estados Unidos bajó de 11.7% en el 2013 a 11.2% en el año pasado.

Esta tendencia se mantendrá en el presente año, prevemos que las exportaciones mexicanas de petróleo al mercado estadounidense seguirán cayendo, al mismo tiempo que los envíos de manufacturas seguirán creciendo , informó Dolores Ramón, analista de Ve Por Más.

En el 2014, excluyendo el petróleo, México aportó 12.7% del total de importaciones estadounidenses de productos, un alza frente a 12.5% que registró el año previo.

Ramón consideró que el cruce de tendencias obedece a que la producción de crudo de Estados Unidos creció, mientras que el consumo general de mercancías en esa nación, en especial de automóviles, se reactivó, con varias señales de mejoría frente al periodo previo de la crisis de 2008-2009.

Las exportaciones de productos de México a su vecino del norte sumaron 294,157 millones de dólares en el año pasado, un alza interanual de 4.9%, por encima del promedio en que crecieron las compras foráneas totales de ese mercado, 3.4%, para llegar 2.3 billones de dólares.

Considerando el dinamismo de los cinco mayores proveedores, México se situó a media tabla, puesto que si bien su comportamiento fue mejor que el de Canadá (4.1%) y Japón (-3.3%), quedó por debajo del de China (6%) y Alemania (7.7 %).

Las exportaciones mexicanas de crudo fueron por 27,683 millones de dólares, a valor de aduana, un descenso interanual de 12.9%, influido por una caída de 6.6% en el volumen exportado (290 millones de barriles).

Según el Banco de México, en Estados Unidos la actividad económica y el mercado laboral continúan consolidando su recuperación. A pesar de ello, la inflación y sus expectativas derivadas de los precios del mercado siguen disminuyendo, como reflejo de la caída en los precios del petróleo, la apreciación del dólar y la falta de presiones por el lado de los costos laborales.

El déficit de Estados Unidos para todo el 2014 aumentó a 505,000 millones, un alza interanual de 6 por ciento. Los economistas esperan que el déficit crezca más en el 2015, a medida que el crecimiento económico de Estados Unidos conlleve a más importaciones, mientras que el débil crecimiento en otras regiones y el aumento en el valor del dólar afecten las exportaciones.

El políticamente sensible déficit con China fijó un récord en el 2014, con un alza de 23.9%, a 342,600 millones.

[email protected]