La industria automotriz logra cerrar el 2016 con cifras nunca antes registradas al comercializar 1 millón 603,672 vehículos ligeros en el mercado mexicano, lo que representa un crecimiento de 18.6% comparado con el 2015.

La venta del año que acaba de concluir superó en 252,024 vehículos a la comercialización del año 2015, cuando se colocaron en el mercado interno 1 millón 351,648 unidades, reportaron la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) y la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Tan sólo en diciembre, la industria registró la mayor venta de autos que haya presentado en su historia para cualquier mes del año, con 192,567 unidades, casi 32,000 unidades adicionales respecto de las comercializadas durante el mismo mes del año previo, lo que equivale a un avance de 19.9% sobre un mes que era el más alto históricamente para la industria.

Pese a las expectativas de tasas de interés más altas y la inquietud por la volatilidad del tipo de cambio ante la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos, durante el mes pasado el indicador hiló así 32 meses consecutivos de crecimiento, 29 de ellos con expansiones de doble dígito.

La marca coreana Kia fue la automotriz que más creció en México, al superar su propia meta, al repuntar 185.1% en diciembre con la colocación de 6,030 unidades, contra 2,115 que vendió el año previo.

Aunque a cifras anuales, la coreana, a 18 meses de haber iniciado ventas en México, logra crecer 427.3%, con 58,112 unidades de 11,021 que vendió en todo el 2015.

La industria destacó que el 2016 representa el año más alto de la historia en ventas para México, pero que este mercado cuenta con gran potencial para mantener ese dinamismo hasta alcanzar la comercialización de 2 millones de autos.

Durante el año pasado, dos factores marcaron tendencia para acelerar el ritmo de las ventas de autos nuevos: el control de la importación de vehículos usados, que representaban competencia desleal a la industria, y el financiamiento que repuntó por arriba de 25% en promedio, liderado por las financieras de las marcas automotrices.

Al cierre del 2016, Nissan se mantiene como líder del sector en ventas con una participación de 25%; seguido por General Motors 19.2%; Volkswagen con 15.4%; Toyota y Chrysler con 6.5%; Ford con 6.2% (que perdió participación); Honda con 5.5% y Kia con 3.6% del mercado.

Ante la incertidumbre por las amenazas del presidente electo Donald Trump, la industria ve un menor dinamismo para el 2017, con crecimiento de 6% en promedio, aunque eso lo comentó antes de los incrementos de los combustibles que repercutirán en toda la economía.

planes frustados

lgonzalez@eleconomista.com.mx