La Unión Europea, Canadá, Japón y Corea del Sur ganaron participación de mercado en las importaciones estadounidenses de tecnologías avanzadas, tras un desplome de la proveeduría china en ese indicador durante el periodo de enero a mayo del 2019.

La canasta de este tipo de productos incluye materiales avanzados, electrónicos, aeroespaciales, biotecnológicos, manufacturas flexibles, de la información y comunicación, de ciencias de la vida, tecnología nuclear, armas y optoelectrónicos.

Mientras las importaciones estadounidenses de estos productos provenientes de todo el mundo sumaron 195,035 millones de dólares en los cinco primeros meses del año, un aumento de 0.5% interanual, la porción de China presentó una baja de 22.9%, para llegar a 66,651 millones de dólares.

Por su parte, México suministró estos productos a su vecino del norte por un valor de 23,663 millones de dólares, un aumento de 0.3%, lo que significó una baja en su participación, pero un récord para un periodo similar.

En forma desglosada, las exportaciones de Canadá subieron 19.3% (6,663 millones de dólares), las de la Unión Europea escalaron 16.4% (47,101 millones), las de Corea del Sur avanzaron 14.1% (8,365 millones) y las de Japón se incrementaron 8% (9,918 millones).

Las aduanas estadounidenses han aumentado los aranceles en 25% sobre aproximadamente 250,000 millones de dólares de importaciones desde China, incluyendo una amplia gama de productos de tecnologías avanzadas.

Considerado por la Organización Mundial de Comercio como el duodécimo exportador y duodécimo importador del mundo en el 2018, México ha vivido una interesante transformación de su comercio exterior en las últimas décadas.

Sus exportaciones se han multiplicado por poco más de cinco veces en el periodo 1995-2018, pasando de 79,540 millones a más de 450,942 millones de dólares.

Sin embargo, México sigue arrastrando algunos desequilibrios, como la excesiva concentración de su comercio exterior en Estados Unidos (destino de 76.5% de las exportaciones y el origen de 46.6% de las importaciones).

Tal dependencia, según un perfil elaborado por ICEX, el organismo promotor de las exportaciones de España, se explica por el lógico proceso de integración regional favorecido por los más de 3,000 kilómetros de frontera que comparten y el importante peso relativo que sigue manteniendo la maquila (importación de insumos para ensamblar y exportar el producto terminado a Estados Unidos).

México exporta partes y estructuras de aviones, teléfonos inteligentes, televisores, equipo y aparatos del sector médico, microprocesadores y computadores, entre otras tecnologías avanzadas.

En general, la manufactura avanzada es uno de los eslabones más importantes para el desarrollo de la competitividad del tejido industrial de una nación.

Debido a su fuerte interconexión con el resto de los sectores económicos (primarios y terciarios), la manufactura avanzada conlleva tanto la demanda de materias primas y componentes intermediarios, como de servicios financieros, transportes, software y muchos otros servicios dentro de una economía nacional.

Las ventas mexicanas de esta canasta de productos a Estados Unidos se elevaron 61.4%, desde 14,709 millones de dólares del 2010, según datos del Departamento de Comercio estadounidense.

A su vez, las exportaciones de tecnologías avanzadas de Estados Unidos al mercado mexicano fueron por 17,458 millones de dólares, por lo que Estados Unidos registró un déficit de 6,273 millones de dólares con México de enero a mayo.

[email protected]