Andrés Manuel López Obrador, candidato ganador de las elecciones presidenciales en México, pidió el apoyo de los industriales para inyectar capital nacional en el sector energético, pues aun cuando existe apertura, “las inversiones no han llegado”.

Al reunirse con la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), el candidato ganador de la elección del pasado 1 de julio garantizó que no habrá encarecimientos más allá de la inflación en los principales insumos energéticos (gasolina, diesel, gas y electricidad) a fin de incentivar el mercado interno y otorgar competitividad en la operación de la planta fabril; de modo que se pronunció por atraer y privilegiar las inversiones privadas nacionales para fortalecer el sector energético.

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, expresó: “(AMLO) nos dejó un buen sabor de boca. No aumentará el precio de los insumos energéticos para la industria, como la gasolina, gas, ni diesel, ni la luz, que son importantes para la competitividad del sector productivo nacional”.

“Vamos a impulsar la inversión, porque al ritmo que vamos, terminaremos importando petróleo crudo. Eso tiene que cambiar y se buscará reactivar el proyecto energético y la refinación”, parafraseó José Luis de la Cruz, director de Estadios Económicos de la Concamin.

Al entregar unos pares de zapatos artesanales de piel marca Comando a López Obrador, José Abugaber, expresidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato, y actual secretario de la Concamin, destacó que el presidente electo asumió el compromiso de atacar la ilegalidad y apoyar a industrias sensibles como calzado, vestido, textil, electrónica, entre otras.

El tabasqueño recibió la propuesta de política industrial de la Concamin (demanda industrial ausente por sexenios), por lo cual se acordó dar seguimiento cada tres meses para definir las políticas públicas internas, a fin de lograr crecimiento económico y generación de empleos en México.

“La política comercial es positiva, pero insuficiente; no es política industrial, es un complemento valioso, pero no la sustituye. Los países considerados como desarrollados antes fueron catalogados como industrializados. La lección de la historia es contundente”, expresó Francisco Cervantes, presidente del sector industrial del país.

Ante el equipo económico de AMLO, entre ellos el empresario Alfonso Romo, el dirigente de la Concamin destacó que el sector industrial aglutina más de 40% del empleo formal registrado en el IMSS, y lo hace pagando remuneraciones que en promedio superan los tres salarios mínimos.

Dirigentes de diversas Cámaras Industriales (acero, calzado, automotriz, vestido y textil, transporte de carga, entre otros), aplaudieron la apuesta del presidente electo de fortalecer el mercado interno, apoyado de la industria nacional.

lgonzalez@eleconomista.com.mx