Andrés Manuel López Obrador, dijo este viernes que durante su gobierno no se permitirá la técnica conocida como "fracking" para la extracción de gas y petróleo en territorio mexicano.

El proceso de fracturación hidráulica, conocido como "fracking", ha revitalizado la producción de petróleo y gas en Estados Unidos en los últimos años, pero su uso ha sido criticado por grupos ambientalistas en varias partes del mundo que aseguran que es altamente contaminante.

"No vamos a usar esos métodos de extracción de petróleo, de gas. Eso no se va a aplicar", dijo a reporteros el futuro mandatario durante una gira por San Luis Potosí.

López Obrador, quien asumirá el poder en diciembre, ha sido un duro crítico de la reforma energética que abrió el sector a inversionistas privados, lo que arroja dudas sobre la dirección que tomará la industria durante su sexenio.