El plan que definirá la política pública del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en materia de neutralidad de la red saldrá a consulta pública en agosto próximo por un periodo de 20 días hábiles y después de septiembre será discutido por el pleno de siete comisionados del IFT, pero con apoyo de los comentarios que tanto industria como público en general presenten al regulador sobre el tema.

Es posible, sin embargo, que los tiempos del regulador no alcancen para tener listos en el 2018 estos lineamientos que en realidad se definirán como los “Lineamientos de Gestión del Tráfico” que viaja por las redes de comunicación, adelantó Emiliano Díaz Goti, funcionario del IFT y director general de los asesores del comisionado Arturo Robles.

Díaz Goti dijo que el IFT ya cuenta con “un plan muy avanzado” para que en agosto se conozca, como parte de la consulta pública, un análisis de impacto regulatorio, un estudio que recoge casos de la experiencia internacional y también los lineamientos de gestión de tráfico que el regulador pretende emitir relacionados con la neutralidad de la red. 

De momento, el IFT deja claro que los operadores sí podrán gestionar el tráfico que cursan por las redes de telecomunicación.

La intención del IFT es que industria, academia y los usuarios presenten sus opiniones sobre lo que consideran neutralidad de la red y el manejo del tráfico que cursa por las redes. Y aunque el objetivo de la autoridad es construir la mejor política posible en términos sociales, buscará balancear los distintos intereses de los consumidores con los de la industria y el gobierno.

En su conferencia “Neutralidad de la red: Internet, competencia y desarrollo del sector”, presentada en el foro de telecomunicaciones Wisp.mx, Díaz Goti indicó que los lineamientos se apegarán a lo que establece el Artículo 145 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR). Es decir, garantizarán la libre elección del usuario en su servicio de acceso a Internet, la no discriminación del tráfico, la privacidad de las comunicaciones y la calidad de servicios, entre otros.

“El diablo está en los detalles (…) El IFT no quiere imponer una carga adicional a los operadores”, dijo Díaz Goti, en referencia a que los lineamientos deberán ajustarse a los intereses de todos en el mercado y a la transparencia y calidad que en adelante reciba el consumidor en su acceso a Internet. “El tema en la Unidad de Política Regulatoria ya está muy avanzado; empezaremos en próximos meses a debatir este tema en el Instituto”, añadió Díaz Goti.

Los Lineamientos de Gestión del Tráfico del IFT dotarán de certidumbre a los empresarios del sector de las telecomunicaciones, porque la ausencia de una política definida en materia de Neutralidad de la Red deja al libre albedrío de los operadores definir que sí es correcto y qué no en este asunto.

“El Internet nace libre, pero las tecnologías han evolucionado (…) No todas las políticas de gestión son malignas. Está claro que se tiene que generar un tema de confianza en el uso de las redes; no sólo proteger a los consumidores, sino generar mayor eficiencia. Lo que está en la ley no va a cambiar; habrá algunos matices, pero no habrá grandes cambios; lo que está prohibido, seguirá siendo prohibido (…) Les daremos —a los operadores— una política razonable sobre qué sí pueden gestionar y cómo gestionar ese tráfico y eso les da pie a generar un modelo -de negocio-, porque hoy lo hacen dependiendo de su interpretación. Esos son los detalles”.

IFT había deslizado los lineamientos de Neutralidad

El Instituto Federal de Telecomunicaciones ya había presentado en abril un plan para sujetar a las compañías del sector al cumplimiento de criterios mínimos de calidad en sus ofertas de servicios de voz e Internet fijos y también de telefonía pública, con base en un anteproyecto vía una consulta que concluyó el 22 de mayo. 

Con esta acción, el IFT quiere fortalecer por la protección de los usuarios de servicios fijos, que son los que presentan un tercio de las quejas por fallas en sus conexiones de Internet o caídas en las líneas telefónicas; y también es una estrategia para desatar más la competencia, obligando a los operadores a mejorar sus redes de telecomunicación o que corran el riesgo de perder clientes por causa de servicios deficientes.

Pero hay más: el establecimiento de estos parámetros e índices mínimos de calidad para los operadores del mercado fijo es la primera seña de lo que será la emisión de los Lineamientos de la Neutralidad de la Red que el IFT ha prometido que ocurrirá en el segundo semestre del año y que hoy define como “Lineamientos de Gestión del Tráfico”.

abr